miércoles, febrero 11, 2009

IMBERT BARRERAS VISITA EL METRO

Del Vigilante informativo

Interesado en el Museo
a los Héroes del 14 de JunioPor Genris García

(Texto y fotos)

SANTO DOMINGO.- El único Héroe Nacional vivo que tiene la República Dominicana, el general Imbert Barrera, visitó el Metro de Santo Domingo con dos objetivos: conocer el moderno sistema de transporte y el Museo a los Héroes del 14 de Junio de 1959.

El sobreviviente de la gesta patriótica del 30 del mayo de 1961 llegó a la estación 14 de Junio, ubicada en el Centro de los Héroes, a las 5:38 de la tarde y de inmediato bajó de su vehículo y se dirigió a las escalinatas eléctricas, rodeado de los hombres que protegen su vida para evitar un nuevo atentado como el que fue víctima el 21 de marzo de 1967 cuando los remanentes del tirano le tiraron a matar.

Fue recibido por el encargado del Cuerpo Especializado de Seguridad del Metro (CESMET), capitán Geraldo, y la primera teniente Grecia Infante, quienes lo condujeron al ascensor para que bajara hasta la plataforma del gusano de acero que se sumerge bajo tierra y llega en pocos minutos hasta la Villa de los Chicharrones (Villa Mella), al norte de la Capital.

Geraldo e Infante estaban de pláceme con tan distinguido huésped que llegó sin aspavientos, cuando todos se habían ido.

El mismo general dijo a VIGILANTE INFORMATIVO, que estaba interesado en conocer la obra, y sobre todo el Museo de los Héroes del 14 de Junio, y aprovechaba ahora que ya habían terminado los molotes de otros días.

A la que se le salieron las “babitas” fue a la Procuradora Fiscal de la Corte de Apelación de Santiago, Vielka Calderón, quien aprovechó que tenia una reunión en la Dirección General de Prisiones y antes de partir para la capital del Cibao decidió conocer el Metro que todavía no llega a Santiago.

Cuando vio a Imbert no perdió tiempo y se abalanzó a saludarlo cargada de admiración y elogio al Héroe Nacional.

Seguir Leyendo...

Regresó a Santiago muerta de risa, conoció el Metro y al General Imbert, un ”hombre de pantalones”.

El amor a la Patria de Imbert Barrera es tan grande, que con casi 89 años no esperó que le contaran, que ya por una parte de la capital Primada de América la gente anda bajo tierra como las viejas ciudades de Europa.

Pero, como hombre apegado a la historia dominicana, de la que él ha sido protagonista y testigo, quería ver con sus propios ojos lo que se recoge en el Museo de la Raza Inmortal.

Visiblemente emocionado se introdujo en los pasillos del pasado, donde luces moduladas y un monitor reviven los episodios de los muchachos que desembarcaron por Constanza, Maimón y Estero Hondo para echar por tierra los 30 años de la pesada dictadura de Rafael Leonidas Trujillo Molina.

Se detuvo en la galería de fotografías donde se observa la exhumación de los cuerpos de 68 guerrilleros fusilados por órdenes del hijo del sátrapa, Ramfi Trujillo, en la Base Aérea de San Isidro.

El General significó que esos cuerpos fueron rescatados por él, cuando ocupó la secretaría de las Fuerzas Armadas y fue informado del lugar dónde estaban sepultados.

Caminó paciente por espacio de unos 45 minutos y examinando meticulosamente cada fotografía, cada detalle, miró el fusil y las botas del guerrillero y frente a la efigie de un guerrillero posó para las fotografías de todos los que le pidieron que se dejara fotografiar.

Resaltó la importancia del Museo ya que el mismo recoge el sacrificio de los jóvenes de la Raza Inmortal, y dijo “por ellos estamos vivos todos nosotros”.

Destacó “Por eso estamos todos los dominicanos hablando todo lo que nos da la gana”.

Definió el Metro de Santo Domingo como “una maravilla que debe continuarse”.

La figura de Imbert Barrera no pasó desapercibida en la estación del Metro de Santo Domingo del Centro de los Héroes, muchos se acercaron para conocer aquel hombre que fue capaz de formar parte de un complot para devolvernos la libertad.

El general Imbert Barrera no disimuló su emoción, y al parecer recordó aquellos tiempos en que le tocó proteger a los muchachos del 1J4 de la persecución de los sicarios del SIM, el funesto servicio de inteligencia del tirano.

No hay comentarios.: