jueves, marzo 20, 2008

Testimonio de Juan Vives: un documento cubano con vigencia Y, 5



Informe Uruguay/Servicios Google
por Fernando Pintos



Pero, el nepotismo de Cuba o de cualquier país comunista, evade los moldes tradicionales por donde ese viejo vicio ha discurrido en nuestra Latinoamérica patriarcal. El nepotismo de nuestras sociedades tradicionales es improvisado, manirroto, carente de cálculo y previsión, totalmente alejado de la precisión matemática, de la frialdad aritmética con que se aplica en una sociedad comunista, en cualquier país comunista. En Cuba, por ejemplo.
—Claro, porque todo régimen marxista, por esencia totalitario, es frío e inhumano. Recuerde usted lo que pasó en abril del 80, cuando se suprimió por algunas horas la guardia armada de las embajadas latinoamericanas de La Habana, por razón diplomática. Más de diez mil personas penetraron en la Embajada del Perú, solicitando asilo. Esto demuestra a las claras la desesperación del pueblo cubano y su deseo de huir. A continuación, Fidel Castro quiso montar un bluff, y anunció que todos los que querían partir serían libres de hacerlo… Imagine usted cuánta gente se habrá negado a presentarse por temor, por miedo a quedar señalada; por pánico a la evidente maniobra del Régimen… Y sin embargo, pese al miedo y al terror, un millón y medio de cubanos presentó su solicitud. Pero sólo unos cien mil fueron autorizados a salir del país. Y Castro no perdió la oportunidad de mandar cientos de delincuentes, y de vaciar inclusive los manicomios.

Desde 1979 Juan Vives reside en la ciudad de Marsella, desempeñándose como editor internacional de “Meridional”, uno de los pocos diarios franceses de oposición al régimen socialista de François Miterrand (se publica desde el final de la Segunda Guerra Mundial). Su larga experiencia como periodista y su perfecto dominio del francés le han valido ocupar un cargo tan importante en un ámbito tan competitivo como Francia. “Meridional” tiene un tiraje de 300 mil y cubre todo el Meriodía francés, llegando hasta París. Aparte de esto, ha publicado media docena de libros, traducidos a diversos idiomas y vendidos en 60 países. Los primeros fueron: “Los amos de Cuba” (publicado por EMECÉ en 1982), y “Mercenarios del Kremlin”. Próximamente, publicará en USA dos nuevos títulos; “Triángulo de perturbaciones” y “Los dioses en el exilio”… Pero, mientras tanto, Vives trabaja activamente en el guión y escenografía de una película que será protagonizada por uno de los principales astros de Hollywood… Y además, están sus análisis políticos, sus viajes, sus conferencias. Su infatigable, indeclinable lucha contra el comunismo y los totalitarismos de cualquier signo. Su encendido amor por la Humanidad y el deseo inacabable de que sus hijos y los de todos los hombres y mujeres del mundo puedan vivir, mañana, un mundo de libertad. Sin muros vergonzosos, sin campos de concentración. Sin Fideles, sin Adolfos, Sin Maos. Sin tanques totalitarios aplastando rebeliones libertarias. Sin terroristas ahítos de sangre: siempre justificados por mansas, ovinas legiones de intelectuales progresistas, pacifistas, “concientizados”…

—¿Cuánta carne de cañón ha enviado Cuba para luchar, gratuitamente, bajo las banderas imperiales moscovitas?
—Sesenta mil cubanos de dieciséis a cincuenta años mantiene actualmente Cuba en el continente negro. Son hombres que, en su mayoría, cumplen el servicio militar obligatorio. No son voluntarios. Han sido obligados a partir a países extraños, para actuar como gendarmes de los rusos. Fueron soldados cubanos los que cambiaron la historia de Angola, implantando la dictadura del pro-soviético Agostinho Neto, un carnicero que hizo masacrar a sus opositores, un líder minoritario impuesto por la fuerza… En Etiopía, los cubanos impusieron la feroz y sangrienta dictadura de Mengistu Haile Mariam. Hoy, en 1984, las tropas cubanas masacran a los pueblos de Ogaden y Eritrea, en una guerra que ha generado el mayor contingente de refugiados de que se tiene memoria en África. Los cubanos han sido una excelente punta de lanza para los soviéticos, que así tomaron una posición de imperialistas de guante blanco. Ellos ordenan y los demás hacen el trabajo sucio. Eso, también ha costado miles de muertos al pueblo cubano. Total, los que sufren son padres y madres del pueblo. Fidel no manda a su hijo al África, ni ninguno de los jerarcas del régimen hace lo propio.

—En estos últimos años, el comunismo ha desatado una nueva escalada de agresión directa en nuestro continente, tomando como blanco principalmente Centroamérica. La estupidez de Jimmy Carter les permitió tomar Nicaragua en el 79, y ahora se ensañan básicamente contra El Salvador. ¿Qué previsiones puede hacer al respecto?
—Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, el comunismo está avanzando en un interminable movimiento acompasado de flujo y reflujo. Hay períodos en que dan los tradicionales dos pasos para atrás, esperando el momento adecuado para avanzar tres o cuatro… ¡O más! Todos los que puedan, generalmente. Desde sus orígenes diría yo, la URSS ha manejado esta política de constante agresión y expansión. Gracias a esta espantosa tenacidad, el comunismo se ha devorado la mitad de Europa y casi media Asia también. Han tomado por la fuerza la mitad del planeta; han asesinado en ese proceso a 150 millones de seres humanos —buen promedio para sesenta y siete años de actividad: casi dos millones y medio de muertos por año—; han esclavizado a mil quinientos millones… Y siempre quieren más. Su apetito imperial no conoce límites. Pierden Grenada hace pocos meses, pero no les importa. Siguen en Surinam, siguen en Nicaragua, siguen en Cuba. Se ensañan con El Salvador, porque si tienen éxito allí, les será luego fácil hacer caer a Honduras, Guatemala, la débil Costa Rica y la estratégica República de Panamá. Y hecho eso, pueden apuntar (ya lo están haciendo) sus dardos contra México. La esencia misma del comunismo le inhibe para transformarse en un régimen pacífico, que contemporice tranquilamente con sus vecinos no comunistas en una convivencia de tolerancia y pluralidad… Pero, al mismo tiempo, el gigante rojo encierra en sí el germen de la destrucción. El imperio comienza a desmoronarse desde adentro y la muerte viene de Asia Central y de los países sojuzgados de Europa. En Asia, tratan de controlar el Islam. Cuando se entroniza Khomeini en Irán, los comunistas rusos sienten miedo, ya que este líder mesiánico y carismático encarna las ideas del chiísmo, islamismo ortodoxo y fanático que es capaz de incendiar toda el Asia musulmana en una gigantesca guerra santa. El chiísmo se podía infiltrar en el Asia soviética a través de Afganistán. Por eso, la URSS interviene allí y se somete a sufrir un nuevo Vietnam, donde son vapuleados y pierden miles de hombres.

—A su entender, entonces, la gigantesca esfinge comunista se estremece y tambalea, presa de sus imprevisibles contradicciones y sus interminables apetitos imperiales.
—Sí. El gigante comunista tiene pies de barro. Y esos pies de barro están asentados sobre Asia Central y Europa Oriental, regiones que no puede controlar. En este momento, la URSS alcanzó su cénit tecnológico. Pero, lentamente, están quedando atrás frente al tremendo potencial tecnológico, científico y económico de los Estados Unidos. El pueblo soviético pasa hambre. Y hacia 1990 USA pasará ampliamente adelante en la carrera tecnológica y en la carrera espacial. Actualmente, están atrasados veinte años en el campo de la inteligencia artificial. Cada día quedarán más a la zaga. Y entonces, su derrota universal será un hecho. Hasta ese momento, el Mundo Libre necesita proseguir avanzando, en todos los terrenos. No solamente el tecnológico, porque al comunismo se le combate principalmente imponiendo y ejerciendo verdaderas democracias, basadas en valores inmutables y eternos.


Juan Vives, el gran escritor, el notable periodista, el indomeñable luchador por la Libertad. Tiene la sonrisa franca, la palabra segura, la mano firme y amiga. Hoy, igual que ayer, este hombre continúa en la brecha. Porque la gran causa de la Humanidad necesita muchos como él, para exiliar definitivamente a esos poderes que recorren el mundo con estandartes rojos de sangre, negros de luto; imponiendo a los hombres de todas las razas el orden y la paz de los cementerios.

«…Vengo de una región
donde las palmas gritan,
porque han sido diezmadas
sin el menor respeto,
y a la protesta incitan.
Vengo de una región
donde las palmas sufren,
porque millares de mujeres
y valiente hombres,
en cárceles se pudren.
Vengo de una región
donde las palmas callan,
porque de un modo criminal
y sin piedad fusilan,
a los que aún batallan.
Vengo de una región
donde las palmas gimen,
porque un paranoico envilecido
y su bestial jauría,
a todo un pueblo oprimen.
Vengo de una región
donde las palmas oran,
porque ven angustiadas
cómo América ríe,
mientras en Cuba lloran…».
Gabriel de Orozco Alcóver…».


No hay comentarios.: