viernes, abril 27, 2007

Periodista de la revolución recuerda ejecuciones de Fernández Collado contra jóvenes en abril de 1965

Nota del Editor:
Fernández Collado, el asesino de la Operación Limpieza, en la Zona norte de la Capital dominicana, durante la guerra de abril, sacaba los niños de abajo de las camas y de entre las faldas de sus madres y los asesinaba, actuaba bajo los efectos del alcohol, siempre fue borracho, desde su época de escribiente de la jefatura de la FAD, en la Era de Trujillo, después de la guerra de abril fue parte del escuadrón de la muerte del CEFA (Centro de Enseñanza de la Fuerza Aérea) dicho batallón; ideado para perseguir y dar muerte a los constitucionalistas después de la guerra nacionalista contra el CEFA y la intervención de las fuerzas estadounidenses.



Este sicario se vinculaba a la muerte del Coronel constitucionalista Luis Arias Collado que era su pariente y del comandante Ramón Pichirilo, junto al tambien sicario Sucre del que nunca supe el apellido, Juan Miguel García los identificó cuando le hicieron una emboscada cerca de la casa del doctor Peña Gómez, en la calle 35 del ensanche La Fe esquina José Ortega y Gasset, frete a la residencia del coronel constitucionalista Hernando Ramírez Sánchez, cercana a la familia de Ciro Perdomo, dirigente juvenil del PRD y del doctor Perdomo, quien fuera apresado al llegar a su residencia luego de una reunión en Cristo Rey, este apareció muerto al día siguiente, junto a su chofer.



Juan Miguel los enfrento y huyeron pero el bizarro combatiente que todos recuerdan por su singular valor nunca se repuso de las heridas y murió años después, ambos agentes de la muerte, fueron separados de la FA por presiones del general Eladio Marmolejos, debido a que dieron muerte a dos jóvenes estudiantes del bachillerato que estudiaban en la galería de su casa, en la primavera de 1967 en Los Minas y eran hijos de un gallero amigo del citado general. Aún así los sicarios siguieron operando, eran los llamados incontrolables por el presidente Balaguer, Sucre y Colladito atentaron contra el senador PRD, Pedernales, Pablo Rafael Casimiro Castro con una Bomba de fósforo blanco y dieron muerte al periodista Enrique Piera Puig.



“Las madres pedían de rodillas que no les mataran sus hijos durante la llamada operación limpieza.” En Villa Juana Fernández Collado ejecutó tres dirigentes adolescentes del comité de la Juventud Revolucionaria Dominicana (JRD) del PRD, de la calle Paraguay cercano a la Ave. Alonso de Espinosa. Desde sus escondites, la doctora Frida Espinal y el compañero Higinio Durán hermano mayor de una familia de combatientes y padre del compañero licenciado Manuel Duran, enviaron un contacto (Tuto Jiménez Belén, hermano del poeta José J.B) al comando Central de la calle 17 informando de los asesinatos en masa de los jóvenes y adolescentes de Villa Juana, Ensanche La Fe y Villas Agrícolas, Israel Rojas Rivero presidía uno de los Comités del sector junto a otros dos hermanos, eran combatientes del comando cucaracha 20, que tenía varias avanzadas al mando de los comandantes Niño Cruz, Juan Miguel García y los hermanos Minaya. Elpidio Soriano Lazil, dirigente del PRD y asesor político del comando de seguridad e inteligencia de la Zona Norte que yo comandaba, quiso indagar el paradero de los compañeros y el Comandante Luna Cabrera me ordenó que lo impidiera porque iba a una muerte segura. (MI)



Aunque la nota siguiente del colega Miguel Cruz Tejada tiene algunos errores de forma no de fondo, propios de la profesión; no le he corregido nada y le agradezco el empeño en cubrir mi ponencia para ilustrar a nuestra juventud a modo de indicarles la necesidad de defender la Democracia que hoy disfruta el pueblo dominicano y que ha costado mucha sangre.




.
NUEVA YORK._
Con la nostalgia brotándole por los poros y las lágrimas casi al explotar, el periodista Moisés Iturbides, uno de los comunicadores de la diáspora criolla más reconocidos y que fue el único reportero en cubrir y fotografiar el desembarco y muerte del héroe de la revolución del 24 de abril de 1965 en Playa Caracoles –Francisco Alberto Caamaño Deñó – recordó con impotencia las ejecuciones hechas contra jóvenes patriotas a manos del entonces sargento de la Fuerza Aérea José Antonio Fernández Collado.

“Los fusilaba, hasta en las faldas de madres que le imploraban que les perdonara las vidas”, dijo Moisés al participar como panelista en el foro “Abril en el corazón del pueblo”, organizado ayer al cumplirse 42 años de la revuelta constitucionalista abortada por la intervención militar de Estados Unidos cuatro días más tarde.


La actividad fue organizada por la Fundación Caamaño, capítulo Nueva York y en la misma estuvieron presentes otros ex combatientes y dirigentes políticos y comunitarios locales.


Iturbides, que en febrero de 1973, trabajaba como reportero para el vespertino El Nacional de Ahora!, fue también combatiente de esa revolución, organizándose en uno de los comandos más temidos de Ciudad Nueva, donde se escenificaron parte de los combates más cruentos contra las tropas de ocupación.


En su escalofriante relato acerca de los fusilamientos que en las calles, ejecutaba el entonces sargento Fernández Collado, padre del actual presidente dominicano doctor Leonel Fernández, el periodista que también mantiene un blog en Internet en el que reseña esos acontecimientos, dijo que aunque dentro de la gesta, hubo muchos periodistas y escritores, “no se ha escrito nada, la revolución está olvidada”.


Añadió que hay demasiadas etapas y hechos que todavía no se han dado a conocer por lo que se propone escribir un libro sobre los capítulos no difundidos.


“Dejaré la vagancia y me dedicaré a escribir ese libro, el pueblo tiene derecho a conocer muchas verdades que nos e han dicho”, prometió el comunicador.


Recordó que estuvo presente en muchas batallas importantes por la defensa de la patria tanto contra los interventores, como contra los traidores criollos que propiciaron el golpe de estado contra el gobierno del profesor Juan Bosch en 1963 y que por ello, se considera con la debida autoridad moral, práctica e histórica para hablar de lo acontecido.


“Esas madres de los jóvenes fusilados por Fernández Collado, que pedían de rodillas que no les mataran a sus hijos, no fueron escuchadas, estos crímenes se cometieron con toda frialdad y sin ninguna justificación”, expresó el periodista.


Al reseñar parte de la historia de Fernández Collado, detalló que éste era escribiente del Fuerza Aérea al servicio del ahora leyenda del Salón de la Fama del Béisbol de las Grandes Ligas Juan Marichal, quien por órdenes de Ramfis Trujillo, hijo del ajusticiado tirano Rafael Leonidas Trujillo, se fue a jugar con los Leones del Escogido.


Entre parte de los que estuvieron junto con Iturbides en la revolución y que participaron en la actividad, estaba el señor José Fabré, ex hombre rana bajo la comandancia del ex general Montes Arache.


Moisés citó al ex director de prensa del Movimiento FILA que en las elecciones del 2004 apoyó a Leonel Fernández, Rodolfo de la Cruz y a Luna Cabrera, como parte de los que de igual modo, lo acompañaron en varias batallas de la revolución de 1965.


“En una de esas batallas, estuvimos 18 días peleando día y noche, se nos acabaron las balas, no fue que salimos huyendo como se ha querido decir, hicimos una pausa para reabastecernos de balas, las que busqué en las oficinas de UNICEF en Santo Domingo”, narró Moisés.


Dijo que cuando regresaba junto a otros para reintegrarse a los combates, lo sorprendió una patrulla de la “aviación”, comandada por Fernández Collado, quien había tomado antes la escuela normal.


Expresó que el militar y los soldados a su mando, “arrasaban” con todo lo que encontraban a su paso en las calles del sector que patrullaban.


Aseguró que Fernández Collado era “alcohólico” y que fue Marichal, quien embarazó a la madre del actual presidente dominicano, pero el ex Grandes Ligas, rehusó reconocer al hijo y Collado decidió cubrir la deshonra, dándole su nombre.


“Fernández Collado, golpeaba y maltrataba tanto a su esposa, que ésta tuvo que ser sacada del país junto a su hijo Leonel para protegerla del violento doméstico”, aseveró el periodista.


“Yo, no había querido hablar de esta parte de la historia, pero son cosas que creo que llegó el momento de que el país las conozca”, precisó Iturbides.


Detalló que fue gracias al apoyo del entonces dirigente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) doctor Virgilio Mainardi Reyna, de quien la madre de Leonel es sobrina, que ésta pudo salir del país hacia Estados Unidos, porque éste la ayudó con el visado.


“Porque la señora Reyna es pariente de Virgilio, un hombre probo y a quien siempre he estimado y admirado mucho, nunca antes quise revelar estos detalles”, dijo el comunicador.


El periodista estuvo preso en la cárcel de la Victoria y en la Torre del Homenaje. “En esta última, tuve el honor de estar en las celdas donde fueron recluidos parte de los fundadores de la república como Sánchez y otros. Junto conmigo, estaban también allí parte de los líderes más influyentes de la República Dominicana”.


Posteriormente, Moisés tuvo que salir al exilio a Venezuela, donde según dijo él y un nutrido grupo de combatientes pasaron las de “Caín”.


Fernández Collado, quien fue nombrado director general de la Autoridad Portuaria en el primer gobierno de Leonel, murió en panamá después de haber sido designado cónsul general dominicano en el país centro americano. Falleció con el rango de ex Sargento Mayor que ostentaba en las Fuerzas Armadas dominicanas.


La paternidad de Marichal en relación al primer mandatario dominicano, es un rumor que desde hace muchos años corre como pólvora, incluso entre los miembros del PLD, pero hasta el momento, nadie se había atrevido a confirmarlo públicamente.


Lo que sí es ampliamente sabido, es que el presidente, siempre se ha declarado un admirador furibundo de las hazañas de la ex estrella de los Gigantes de San Francisco y otros equipos en las Grandes Ligas.


Marichal, es el único ex jugador de la Gran Carpa criollo elevado al Salón de la Fama de Cooperstown.


En otra parte de su narración, Moisés contó extensamente las incidencias de Playa Caracoles y se auto describió como un periodista al que le salvaron la vida dos veces, por ser amigo y protegido de militares de alto rango en los tres primeros gobiernos del extinto doctor Joaquín Balaguer.



Autor:
Miguel Cruz Tejada

jueves, abril 26, 2007

Reportajes inéditos de la historia del PRD

La Meta que Bosch le impuso al PLD fue la destrucción del PRD, organización a la que el viejo zorro siempre odió.
.


Miguel Guerrero, buen abogado y mejor periodista me tomo el defecto, el asunto de Bosch en el PRD, estaba pautado para esta entrega y ayer el referido amigo y periodista enfoca el tema en su Columna del diario El Caribe y que reproducimos en nuestra página “Periodismo y Ciencia”.

Y es que a la muerte de Trujillo sorprende a don Juan fuera del PRD, un partido que el no había fundado, y que ha mentido cuando se llamó fundador de la organización del “Jacho y el Buey” esos símbolos porque al PRD lo crearon hombres de luces (intelectuales) y hombres del campo (hacendados).

Yo diría que el PRD surgido en Cuba es una copia del viejo Partido Nacional, de principios nacionalistas, liderado por el Padre de Virgilio Mainardi, que Trujillo mandó a asesinar, Desiderio Arias y Máximo Ares García “Pasito Ares” creador este último de varias generaciones de peerredeístas, a ese partido perteneció Angel Miolán aún adolescente.

Miolán se fue al exilio antes que don Juan, llevando consigo la semilla del nacionalismo revolucionario que había germinado en su conciencia, Bosch no pertenecía a ninguna organización política, más bien era trujillista antes de salir del país, Miolán en cambio nunca lo fue; en el 1937 cuando Miolán estaba en la clandestinidad en la “Línea noroeste” y a punto de irse al exilio, don Juan estaba envuelto en un movimiento de intelectuales para llamar a la capital dominicana Ciudad Trujillo. Una carta en ese sentido se ha publicado y don Juan se ha justificado aduciendo que lo hizo para evadir la persecución del dictador Trujillo, sin embargo nunca fue perseguido hasta que salió del país a una diligencia de Trujillo y no regresó, si hubiera sido perseguido el sátrapa no le da dinero para que vaya a comprar equipos para la dirección de Estadísticas, donde dirigía el departamento de publicaciones.

El viejo zorro encaminó sus pasos hacia Puerto Rico, allí como todos sabemos se le encomendó la edición de la Obras Completas de Hostos, luego se fue a Cuba, donde ya el PRD estaba fundado por Angel Miolán, Juan Isidro Jiménez Grullón y Cotubanamá Henríquez, al llegar a cuba lo reciben Grullón y Henríquez y el primero proclama “este es el verdadero político y quien debe ser el presidente del partido”. Miolán estaba en México en una conferencia de la Internacional Socialista en ciernes en América Latina, y decide quedarse unos meses para participar en varios cursos de capacitación política.

El PRD en cuba dio sus primeros pasos de la mano del dirigente cubano Aureliano Sánchez Arango, fundador del Partido Revolucionario Auténtico, de ideas socialdemócrata y el doctor Tony Varona, primer ministro del gobierno de Carlos Prío Socarras (1948) con quien trabajó Bosch como asistente del presidente y del propio Varona, Albito Campos en Caracas (1966) cubano social demócrata me había recomendado contactar a Varona de visita en Caracas pero no pude verlo y no fue sino en 1991, cuando lo encuentro en Miami, poco antes de morir, estaba ya muy enfermo y no le cuestioné, pero gran disertante como era no parpadeo al preguntarme por el “joven Miolán” sigue tan joven y travieso como usted lo conoció, le contesté y rió a carcajadas, era una de esas personas de quien cuando mueren a uno le parece que la muerte es injusta.

Volviendo a Bosch y su militancia en el PRD a la muerte de Trujillo, tal como lo dice ayer en El Caribe, Miguel Guerrero, Bosch no era su presidente, y Miolán había dejado vacante el puesto a sabiendas de que era preferible un Bosch medio amigo que un Bosch enemigo; de todos modos sabía tambien que era peligroso como quiera, Juan había renunciado en una de sus características rabietas, don José Figueres lo sugirió en la reunión porque para entonces vivía en Costa Rica y era su amigo y Miolán siempre partidario de la unidad lo aceptó.

Pero apenas don Juan llego a la presidencia en 1963, anuló a Miolán, al doctor Washington de Peña a César Roque y todo lo que fuera amigo de Miolán. El colmo de las travesuras de don Juan cuando se proponía anular una persona llegó a su máxima expresión irónica nombrando al doctor de Peña Embajador en un país africano con el cual la República Dominicana no tenía relaciones de ningún tipo, es decir que el dicho nombramiento no era válido.

Bosch era receloso en extremo, el doctor Luís Beltrán Prieto Figueroa, intelectual venezolano y uno de los padres de la socialdemocracia latinoamericana, me dijo que este odiaba a Víctor Raúl Haya de la Torre, al que nunca citaba en sus conferencias políticas como el fundador latinoamericano de la socialdemocracia debido a su celo intelectual, señaló que por ello Bosch aunque fue invitado no estaba en la conferencia socialdemócrata de Bogotá en 1948, cuando el “bogotazo” incidente en el que resulto muerto Eliécer Gaitán, líder de la socialdemocracia colombiana.

En el PRD, aun persiste cierto romanticismo y hay hasta quienes veneran a Bosch, sin embargo este no era peerredeísta desde el fracaso de la expedición de Cayo Confites en 1949, cuyo factor principal para que fracasara siempre se le atribuyeron a la prepotencia y los errores tácticos de don Juan que necesitaba ser la persona estrella donde quiera que actuaba sin embargo se mantuvo de soto perfil porque sabía que el PRD era una opción de poder una vez desaparecido Trujillo. Después de esto don Juan fue amigo y aliado del sicario cubano ex jefe de policia Genovevo Pérez. Pero a la muerte de Trujillo, había roto definitivamente en 1959, aterido de miedo por la participación de Cotubanamá Henríquez, en la gesta heroica del 14 de junio. Siempre en el partido se me consideró amigo de don Angel, sin embargo cada vez que le toco el tema lo evade. “Te tiene miedo me dijo un día don Julio César Martínez.

Este artículo estaba ideado para llamar a los peerredeístas a poner los pies sobre la alfombra blanca del partido y deponer toda actitud revanchista, los enemigos del PRD, no están dentro del partido, los reformistas ya no son los contrincantes tradicionales del PRD, que no tiene enemigos en el espectro político nacional, sino al PLD, que fue fundado por don Juan para destruir al PRD y todo lo que esté en sus filas, para muestra basta un botón; reflexionemos sobre el caso de Hatuey que creyó encontrar un amigo en el doctor Fernández y ya ven ustedes lo que le ha pasado, se fue asqueado del PRD por lo de la reelección, que yo tambien combato, venga de donde venga, pero no me hubiera aliado con Leonel porque eso se venía venir. El León no solo le restregó la reelección en la cara al casique sino que le esta desmembrando el partido, bien dicen los cubanos: al que no le gusta la sopa le dan tres tasas y de la sopa reeleccionista Leonel le sirvió una garrafa al cacique.

Miguel Vargas es el candidato del PRD, los peerredeístas sin querellas ni mezquindades tienen que cerrar filas tras la candidatura del partido, electa en la más diáfana convención del PRD de todos los tiempos, Miguel ganó sin máculas hay que apoyarlo para volver al poder, si no lo apoyamos estamos propiciando la permanencia del PLD en el poder, y eso conlleva la desaparición del PRD, no hay peeledeístas amigos del PRD. La única mística partidaria es destruir al PRD, “Delenda est Carthago” (Hay que destruir a Cartago) sentenciaba en sus manifiestos de la guerra de los 150 año el general romano Catón, así pues para los peeledeístas no basta derrotar el PRD hay que destruir al PRD y no solo a este sino a todos los partidos que no son sus aliados.

Fuentes:

Conversaciones en Caracas (1966)

Con: el doctor Corpito Pérez Cabral y su primo; Cunito Cabral de paso en Caracas, doctor Pancho Castellanos, doctor, Arturo Napoleón Álvarez, sindicalista Luis Acosta Montás, Co-fundador de la Unión Patriótica Dominicana y del Movimiento Popular Dominicano, MPD, Julio César Martínez, el industrial cubano Albitos Campos, Ingenieros Atilano Guzmán Blanco y Virgilio Sazo , doctor Miguel Angel Velásquez Mainardi, periodista, publicista Servio Tulio Certad, (me falta un dato de la memoria craneal que lo ha perdido momentáneamente, lo agregaré cuando abra y aparezca el dato se trata de un periodista de Santiago cuyo nombre es Luís, valioso y solidario amigo, compañero de luchas libertarias y colega pero no recuerdo su apellido)

Participaron los comandantes constitucionalistas: Jaime Cabrera, asesinado en New York (1967), Frank Adolfo, Brígida García (Ninisa) y naturalmente quien esto escribe. Moisés Iturbides.

miércoles, abril 25, 2007

Constitucionalistas dicen situación actual obliga a que haya una nueva revolución

.
Declaraciones de Hugo Quezada

Capitán Constitucionalista

Sandy De la Rosa y Gabriel Read

Del Listín Diario, Matutino Dominicano

SANTO DOMINGO.- Al cumplirse hoy 42 aniversario de la gesta del 24 de abril militares constitucionalistas y miembros de la “Fundación Testimonio” recordaron el esfuerzo hecho por un grupo de hombres y mujeres que lucharon y murieron en esa gesta.

El presidente de la fundación, Hugo Quezada, dijo que la situación actual de los gobiernos obliga a que haya una nueva revolución y criticó el hecho de que los gobiernos a 42 años de la gesta no hayan resuelto los principales problemas que afectan a los dominicanos como es la alimentación, el servicio energético, los altos impuestos entre otros males.

Quezada, junto a Marcos Pérez Collado, un militar constitucionalista que luchó en la revolución realizaron una rueda de prensa en conmemoración de un año más de la gesta heroica donde algunos de sus miembros que aún viven se quejan por el alto costo de la vida.

La Fundación Testimonio cuenta con 416 miembros de los cuales gran parte fueron luchadores de la revolución del 24 de abril y el movimiento 14 de junio.

“Para pertenecer a esta fundación solo tienen que ser una persona son demagogia, sin engaño y que se comprometa con los ideales del pueblo”

La ocasión fue propicia para presentar la segunda edición del libro “Complot Develado”, perteneciente a la misma fundación con prólogo de Rafal Valera Benítez.

Instituciones rinden homenaje combatientes Revolución Abril
Al grito de ¡Que viva la Revolución! ¡Que viva Caamaño!, una comisión compuesta por los directivos de las distintas filiales de la Fundación Francisco Caamaño Deñó a nivel nacional, seguidos por un séquito de estudiantes que portaban banderas y una banda de música, se dirigió al Altar de la Patria a depositar una ofrenda floral a la memoria de su líder y de la gesta que encabezara el 24 de abril de 1965.

A la entrada de la comisión le salía al paso la Fuerza Boschista, que minutos antes depositaba su ofrenda y se demoraba en las escalinatas del Altar grabando un video. Hubo un alto en la música marcial y ambos grupos guardaron silencio.

La Fuerza Boschista se desintegró para dar paso a los primeros, dejando a un lado otra comisión que aguardaba su turno para rendir sus honores: la Asociación de Ex Combatientes Constitucionalistas del 24 de Abril, que vestidos de uniforme caqui, aún sin ser militares, portaban pancartas conmemorativas.

El presidente de la Fundación Caamaño, Claudio Caamaño, junto a familiares y ex combatientes de la Revolución de Abril, invocó la memoria de los héroes caídos y leyó, con voz afectada, un documento en que recordaba la gesta patriótica y lamentaba los males que al día de hoy afectan al país, al tiempo que refirió que aún los héroes de la patria esperan que los buenos dominicanos decidan organizarse y vencer a aquella minoría que les mal gobierna.

En su turno, también con voz engolada por la emoción, los miembros de la Asociación de Ex Combatientes revivieron anécdotas de hace 42 años, cuando lucharon en la revuelta cívico-militar que devolvió al país su constitucionalidad. También aprovecharon la ocasión para manifestar su descontento.

“Los miembros de esta asociación nos sentimos marginados”, expresó José Rafael García. Su institución cuenta con más de 250 afiliados y “no hemos sido considerados por ningún gobierno para darnos una pensión”. Recordó cuando tan sólo eran unos muchachitos “que no sabíamos agarrar un arma” y aún así se tiraron a las calles a luchar. Hoy son ancianos y los que trabajan, sobreviven con lo poco que ganan, refirió a LISTÍN DIARIO.

FUNCION DE LOS ARTISTAS EN LA REVOLUCION DE ABRIL

.

“20 CUADRAS DE LIBERTAD “

Por Frank Adolfo

Comandante constitucionalista

Este trabajo es un extracto del libro Apuntes sobre la Guerra de Abril: “20 Cuadras de Libertad”. (Crónicas y Narraciones). Aquí vamos a trabajar 6 capítulos de forma sucinta en interés de dar idea clara del tema que nos ha tocado en suerte en esta ocasión. La agenda es como sigue:

1.- Apuntes Iniciales

2.- Una transición

3.- El Dolor

4.- Etapa de la Siembra

5.- Desplegando ideas y Arte al viento calido de los amores con la Patria

6.- El retorno y súbito exilio.

1.- APUNTES INICIALES:

a).- Formación del hombre artista

b).- Reminiscencias de una entrega

c).- Definición.

FORMACION DEL HOMBRE ARTISTA:

No lo recuerdo bien pero es seguro que en una clareada tarde del mes de mayo, año 1964, Justo Manuel Luperón Feliz, nacía a la vida del Arte. El día, fugaz, se ha escondido en algún rincón de mi memoria. No importa. En fin, vio la luz el artista – declamador, Frank Adolfo, en el local del Ateneo “Amante de la Luz” de Barahona. Le asistió una nutrida concurrencia, una pléyade -juventud impertérrita- constante en el devenir de cosas por los cambios sociales y políticos del país en el ayer: contra las ergástulas del trujillismo rampante; contra los remanentes del oprobio en el ahora de entonces: contra la dramática desgracia que vive el país. Y, lo será por siempre debido su formación revolucionaria.

Permítaseme que hable en primera persona. No obedeciendo a un protagonismo oportunista, sino porque será el hilo conductor donde transitará la corriente de cuadros vívidos. Jirones de historia en una apretada cápsula. Una sinopsis objetiva en torno a la Revolución de Abril, narrada por un actor activo en el escenario de los hechos.

Permítaseme además decirles, que al decorrer la década de los años 60, vivió Barahona un período argüido, angustiante, asfixiante. El cuadro, dramático en intensidad absoluta, de seguro que el país lo vivió por igual; pero nos ceñimos al ángulo de observación dentro de lo que cabe, atendiendo el concepto de la objetividad.

Bien, nuestra juventud en edades comprendida de los 16 a 25 anos, estuvo presa de una vorágine exterminadora. Pocos escapamos a la zarpada de la hiena herida por el soplo veloz de la justicia implacable de los pueblos. El luto y la sangre que dejó como secuela el caliesaje, la 40 y los esbirros de turno, marcó con huellas indelebles en la conciencia colectiva de Barahona, la invariable posición, constante aun, de lo que es determinación a una inequívoca vocación de luchas contra los desafueros y desmanes de los opresores de la Patria.

FORMACION DEL HOMBRE ARTISTA:

El artista a la edad de los 16, trabajaba como locutor profesional 6 horas en la emisora Radio Barahona, dos tandas, mañana y noche. Era el 1er Guía de Patrulla Scout, luego Jefe de Tropa; columnista del periódico local “El Momento”; Secretario de Organización de la Asociación Nacional de Estudiantes Secundarios, ANES. Un joven popular que recibió por doquier muestras de afecto y admiración de su pueblo. Sus mejores amigos fueron hechos prisioneros por ser células del 14 de junio: Paito Medina, Alcides Castro, Luis Ramírez y Luis Peláez entre otros. El, entonces, asume el control de la lucha y refina el procedimiento. Hablamos del ano 1961, casi cerca del 30 de mayo.

Esta es la zapata del artista. Después de los sucesos turbulentos pos muerte de Trujillo, transitamos ya como locutor a tiempo completo de las emisiones del 14 de Junio en Barahona, primero, luego, en Radio Caribe con Vinicio Echevarria y Radio Continental , bajo la dirección de Luis Armando Asunción, en la capital. Participación activa en las manifestaciones multitudinarias, acción contra el Consejo de Estado, contra Balaguer y contra las manifestaciones de Reafirmación Cristiana, después. Todo esta baraúnda que tuvo como escenario tanto el pueblo de Barahona, como los pueblos circunvecinos donde hicimos proselitismos políticos; también la capital, que a pesar de ser locutor de R. P. Q. y sub. Director de Radio Unión, reportero del diario El Caribe, fuimos manifestante impenitente de cuantas protestas callejeras se escenificaron a nuestro paso.

Así llegamos al 1964. Cambio de vida. Ya arribo a los 20 años. Dios mío ya soy hombre de verdad. Soy un declamador vía la consagración definitiva.

En este cuadro presentado, referente a la hoja de servicios en aras de reivindicaciones sociales de mi pueblo, arribamos al 1965.


REMINISCENCIA DE UNA ENTREGA:

Nos encontramos de visita a Barahona en la organización de una velada de lucha libre y boxeo, deportes que junto al de campo y pista practicábamos asiduamente. Allí nos asaltó el 24 de abril.

En el local del Partido Revolucionario Dominicano que estaba ubicado frente al parque principal de Barahona, se aglutinó una multitud de hombres que deseaban llegarse hasta la capital. Querían luchar a favor de la causa justa que todos entendemos. El movimiento se orientó a colectar medicinas y la preparación de emparedados para trasladarlos hasta Radio Televisión Dominicana. Se me encargó el camión que debió llevar esa carga a la capital. Cumplí con mi deber. Regresé y sin apenas descansar volví con otro cargamento, hacia la capital. Nos interceptaron en San Cristóbal y se me hizo prisionero. No fue sino hasta 10 días después que logramos por instancia de una comisión de notables la libertad para una vez llegado a Barahona volver a ser prisionero, esta vez con agresiones físicas. Otra lucha. Ante esta situación había que salir rápidamente de Barahona.

DEFINICION:

Mientras, como se pudo, celebramos varias reuniones clandestinas para organizar planes de acción en apoyo a los luchadores en la capital que se replegaban hacia la zona denominada Constitucionalista.

Junto a un compañero (de nombre Gabriel) fuimos comisionados por nuestro Comando a gestionar la posibilidad de trasladar armas hacia Barahona con el propósito de abrir un frente. Un suicidio inminente, pero nunca reparamos en tal determinación. Había que hacer la lucha, ese era el imperativo de la hora.

Y, en una camioneta, camuflageada su carga, pudimos salir. Para nosotros el peligro era real, sólo en el perímetro comprendido dentro del pueblo, ya fuera del mismo no hubo problemas con llegar a nuestro destino, donde debíamos llevar a cabo la misión confiada.

Continua la historia….

Reportajes de la Guerra de abril (2)

.

De mi mi memoria craneal:

Caamaño y su canciller Jottin Cury
en uno de los momentos históricos de abril (1965)
.
Santo Domingo, 25 de abril de 1965.- Me dirigí al campamento militar 27 de Febrero a buscar armas, luego de salir de la breve prisión en la Fortaleza Ozama, tras caer prisionero nueva vez, a la 11 de la noche del 24, 10 horas después de haber sido liberado en la penitenciaría de La Victoria, estaba junto a los combativos dirigentes del PRD, Taján Martines y Elpidio Soriano Lazil, cuando llegó con cuatro “Guaguas Celulares” el temido coronel policial Cruz Peña, muerto en combate a la mañana siguiente; alentábamos al pueblo en una nutrida manifestación en el parque Teniente Amado García Guerrero, héroe del ajusticiamiento de Trujillo. Hablábamos desde la pequeña glorieta, armados de un megáfono, el sitio estaba repleto, desafiábamos el toque de queda decretado por el depuesto Triunvirato que permanecía en la casa de gobierno aún.

Liberados los prisioneros constitucionalistas en la Fortaleza Ozama

Una vez en la calle de Las Damas, me dirigí al Conde 13, a la entonces Casa Nacional del PRD, cinco minutos después estaba en la acera del partido, el viejo edificio estaba repleto, la entrada era imposible, el caserón de la familia Geraldino se va a desplomar dijo alguien, allí estaban Andrés Arias, Yolanda Guzmán y Félix Taveras (Tabaquito) me acerqué a ellos y los invité al Campamento Militar 27 de Febrero donde se había iniciado el Levantamiento Constitucionalista, Arias me contestó que estaba esperando al doctor Peña Gómez y a Many y Mundito Espinal para ir a la toma de Radio Televisión Dominicana, en cambio Yolanda me preguntó a que vamos y le contesté a buscar armas porque yo no vuelvo a caer preso a seguidas, llena de entusiasmo; cuestionó, en que vamos, miré a Tabaquito y me dijo sonriente tengo un jep de UNISEF, el trabajaba ahí, le pregunté si Piro lo sabía, era su jefe y me contesto afirmativamente, entonces andando le dije. Debo aclarar que Piro era o es; no se si vive, un michero peerredeísta a quien no conocí nunca en mi pueblo sino en la capital.

En el camino, Yolanda; experta en el trato con los militares por sus amores con un general comentó: si no conocemos a alguien no conseguiremos nada y sonrió con su característica alegría y entusiasmo, conozco al teniente Santana un peerredeísta auténtico le contesté, Yo tambien dijo ella y a barios ahí esperemos que los encontremos agregó. 45 minutos más tarde estábamos frente a la explanada del campamento, un soldado a la entrada nos preguntó traen armas, no le dije; vinimos a buscar porque el CEFA esta entrando a la ciudad y hay que pelear, agregué a seguidas, compañero soldado, puede usted decirme como puedo ver al teniente Santana de la Intendencia, la infortunada respuesta no se hizo esperar y dijo: lamentablemente al teniente Santana lo mató ayer tarde el coronel Nivar Ledesma. ¿Y no era Nivar constitucionalista pregunté? Contestó que se cambio a última hora y cuando Santana que era su amigo le dijo que se una al pueblo le disparó inesperadamente y lo mató, un sargento que acompañaba a Santana mató al coronel en el acto, de este incidente hablamos en el reportaje de ayer.

En eso se acercó a saludar el sargento Lantigua Bravo y luego el tambien sargento Sánchez, estudiante de medicina, ambos conocidos de Yolanda que les explicó el motivo de nuestra visita, entremos dijeron, Sánchez agregó, el coronel Olguín se fue a la ciudad para ocupar a transportación, pero el capitán Peña Taveras está aquí, vamos para que le conozcan y lo saluden, así lo hicimos mientras Lantigua iba por las armas y comento nos juntamos allá, a poco y frente al heroico capitán nos entregó tres fusiles FALS y varios cargadores de repuesto, ¿Saben usarlas cuestionó el capitán? Claro que si contestamos Yolanda y yo mismo tiempo y a él lo enseñaremos dije señalando a Tabaquito. Como se sabe Yolanda y Tabaquito fueron fusilados luego con otros compañeros una media noche a principios de mayo (1965) en Mata Mamón, jurisdicción de Villa Mella a manos del coronel Cuquito Feliz de la Mota, tengo más detalles de esto pero es parte de un reportaje especial.

Al salir encontramos al rana López Mora ataviado con su uniforme de guerra, estaba parado a la orilla de la auto pista Duarte, le ordené a Tabaquito que se parara y le grité venga compañero rana, corrió hacia nosotros, y antes de entrar se paró al frente y nos hizo el saludo militar y nos dijo voy a la capital, entre le respondimos en coro, en el trayecto nos dijo que estaba en La Vega desde el viernes, en licencia para pasar el fin de semana con su familia.

Al llegar a Los Alcarrizos Tabaquito dijo necesitamos gasolina frente a la única gasolinera en el trayecto, Yolanda dijo entra ahí, López Mora bajo con nosotros y preguntó tienen dinero Yolanda dijo no pero firmamos un tique y ordenó al empleado llena ese tanque y dame un tique para el coronel Félix Murat González, obedientemente el empleado hizo lo requerido, ella firmó y continuamos, de nuevo en la carretera el rana inquirió y el coronel Murat no esta en retiro, ella agregó si pero tiene su finca esta cercana ellos lo conocen y a mi, es dirigente del partido (PRD) Tabaquito agregó y quien se atreve a decirles que no a tres hombres armados en una guerra, Yolanda no es hombre le dije y me contestó no pero vale por dos como Reid Cabral, reímos y continuamos rumbo a la calle 17 con la entonces Manzana de Oro, hoy Ave. Yolanda Guzmán en el ensanche Luperón donde Vivía, ella había pedido que la llevaran para asearse y cambiarse la ropa.

Saliendo de la casa nos dirigíamos al destacamento policial de la 17 con Domingo Sabio, donde esta hoy el puente Sánchez porque en el 27 de Febrero nos informaron que temprano en la mañana Barón Suero Cedeño, ex militar y dirigente del PRD, con Luna Cabrera ex capitán de la aviación y el coronel en servicio Luis Arias Collado habían sitiado esa dotación policial y los efectivos destacados allí se habían rendido por lo que el comandante Arias decidió incautar las armas y mandarlos a sus casas vestidos de civil para evitar que el pueblo los linchara, los vecinos propiciaron la ropa me contó luego Luna Cabrera.

Barón vivía en la 17 casi esquina Albert Thomas, la casa estaba cerrada y el señor Dionisio de la Cruz, que tenía una tienda de carnes al lado, viejo revolucionario antitrujillista, tío de mi padre, me dijo que Barón había salido el día anterior y la esposa por la mañana y le dijo que el estaba en la antena de Radio Santo Domingo a donde fue por instrucciones de Arias Collado para establecer allí un comando en el sector de la Zurza en la ribera Sur del río Ozama y próximo al puente de Villa Mella, que se consideraba un punto estratégico.

Continuamos y a pocos metros al llegar a la intercepción de la Albert Thomas vimos a Luna Cabrera al volante de una camioneta con varios hombres armados a toda velocidad y tocando bocina constante mente para despejar la vía que no dejaba de esta llena de gentes festejando y lanzando vivas la revolución, viramos y le seguimos los pasos, se dirigía a un “club nocturno” en la Juana Saltitopa, llamado El Príncipe en el que la noche anterior se había asentado un comando del CEFA, rodeamos el sitio y el comandante Luna Cabrera les hizo saber con el portero que estaba rodeados y que debían rendirse a tiempo que le ordenó decirles quien comandaba las tropas del pueblo. Estaban al mando de un teniente Cuevas y comenzaron a disparar, Luna Cabrera ordenó fuego cerrado y entrada, los primeros en entrar a la marquesina y al interior del sitio fueron el sargento de la Marina Pachiro Severino, oriundo de La Cañitas, Sabana de la Mar y Ramón Fabré a quien apodaban el marinito porque era un recluta de apenas 18 años, ese día lo conocí. Luego entraron varios que tomaron posiciones, los del CEFA estaban en un cuarto en la segunda planta y al ver la superioridad de nuestras tropas se entregaron, Lope Mora lo tomó con calma pero Tabaquito y yo estábamos eufóricos porque al fin nos habíamos bautizado en nuestro primer combate y claro que obedecimos sus instrucciones. Luego pasamos a recoger a Yolanda que vivía a unas dos cuadras en “L”, estaba en la puerta fusil en mano, muy enojada porque no pasamos a recogerla para el combate. Le comenté; nadie te mando a bañarte que a la guerra no se va cambiado de ropa, todos reímos, para nosotros había comenzado la guerra y partimos al encuentro con los comandantes Collado y Luna para luego seguir a Ciudad Nueva conde estaba Caamaño, Montes había regresado a la Feria… Continuará.


Moisés Iturbides

Combatiente Constitucionalista

Ex capitán, director de seguridad de la Zona Norte y Jefe del Comando Manolo Tavárez








martes, abril 24, 2007

Reportajes inéditos de la Guerra de abril (1)



Santo Domingo, abril 27, 1965.-El Movimiento Constitucionalista integrado por militares activos, veteranos de las Fuerzas Armadas y civiles. Estos últimos algunos con adecuado entrenamiento militar otros no, derroca al triunvirato presidido por el doctor Donald Reid Cabral, que en diciembre de 1963, tras el asesinato del doctor Manuel Aurelio Tavárez Justo, había sustituido al doctor Emilio de los Santos que gobernó al país luego del derrocamiento del primer gobierno constitucional desde el ajusticiamiento del dictador Rafael Leonidas Trujillo, presidido por el Profesor Juan Bosch, del Partido Revolucionario Dominicano –PRD-.

El Triunvirato se constituyó luego del derrocamiento de don Juan Bosch la madrugada del 25 de septiembre de 1963 y lo integraban el doctor Emilio de los Santos, que renunció en diciembre de 1963, (judas arrepentido que tomo como excusa el asesinato de Tavárez Justo para renunciar), doctor Ramón Tapia Espinal y el doctor Manuel Tavárez Espaillat.

El 24 de abril de 1965 el doctor José Francisco Peña Gómez, que había permanecido en el país burlando constantemente la tenaz persecución a que fue sometido, hablando al pueblo dominicano a la una de la tarde en el programa Tribuna Democrática transmitido por una cadena de radio integrada por la cadena nacional Comer-Cri, (Comercial y Cristal, como emisoras matrices) del dirigente Peerredeísta José Brea Peña y RPQ de Fulmen Uribe, anuncia que el capitán Mario Peña Taveras, apoyado por un comando militar de oficiales, clases y soldados ha apresado al Estado Mayor del Ejército Nacional, poniendo en marcha el Movimiento Constitucionalista formado por un grupo de coroneles al mando del coronel Rafael Fernández Domínguez (en el exilio entonces) el pueblo respalda a los militares lanzándose a las calles, esa misma tarde ocurre la primera baja constitucionalista cuando el coronel Nivar Ledesma EN, sorprende al primer teniente EN José Santana y le dispara en el pecho mientras conversaban en torno al movimiento. Hasta ese momento el alto oficial se consideraba partidario de la vuelta a la constitucionalidad y el asesinado oficial era su confianza en la primera brigada del EN, un sargento del EN presente dispara de inmediato matando al Coronel, se reserva el nombre del sargento por razones obvias.

A la mañana siguiente (abril 25) el capitán PN Luciano Martínez, se enfrenta al coronel de la misma institución, Cruz Peña, en un fiero combate por la posesión del destacamento PN de la calle Teniente Amado García Guerrero Esquina Juana Saltitopa Resultan muertos Cruz Peña y varios agentes que combatieron en retirada ante la tenaz y regia valentía del capitán Martínez y sus hombres. Martínez en realidad no era policía sino un experto artillero del batallón de montañas del Ejército, pasado a la policía tras el golpe de estado por su postura constitucionalista, el coronel Cruz Brea y ocho efectivos policiales murieron y de parte de las tropas del capitán Martínez tres efectivos policiales y dos civiles, Martínez murió luego en New York, donde vivió exilado tras un dudoso accidente automovilístico nunca aclarado, se dice que testigos confesaron a la policía neoyorquina que un carro lo envistió mientras esperaba la luz verde para cruzar la calle.

Martínez tomo el destacamento que era una posición vital para los constitucionalistas por su proximidad al puente Duarte que era el cruce más cercano de San Isidro, donde estaban atrincherados el entonces coronel Elías Wessin y los goltpistas de 1963, para entrar a la ciudad, las otras vías eran por Villa Mella cruzando Sabana Perdida, pero solo tropas de a pie; porque no había carretera y por La Victoria y Yamasá desde el cruce de la carretera Mella detrás de San Isidro.

El 25 en la mañana un poco antes el coronel Caamaño avanzó a la Fortaleza Ozama, mientras el coronel Montes Arache lo hacía a la Zona Colonial; desde la Feria de la Paz donde estaba atrincherado en la jefatura de la Marina de Guerra con los Hombres Rana que comandaba con Ilio Caposi, Italiano y Andrés Rivier, Francés; expertos marinos militares ambos muertos en el combate del 15 de Junio de 1965 cuando tropas norteamericanas intentaron asaltar la zona colonial de la capital dominicana. Las tropas de Caamaño avanzaron por las calles Arzobispo Nouel y Padre Billini mientras Montes lo hacía por El Conde.

La acción combinada de los dos bizarros coroneles obligó al coronel PN Manuel Aguiló Sánchez a poner en libertad unos dos mil constitucionalistas detenidos entre ellos la mayoría de la cúpula del Partido Revolucionario Dominicano –PRD- y entre los que se encontraba este redactor, durante el sitio no hubo combate ni bajas aunque Juan Ramírez artillero de la Marina de Guerra disparó la cañonera de un tanque abriendo un hueco en la pared de la vieja y colonial Fortaleza Ozama, Toda la oficialidad y los rasos y clases salieron por la puerta del patio de la Fortaleza que daba a la antigua Aduanas, la mayoría se tiraron al Río y dos sargentos de la Marina de Guerra, Santiago y Demoris Santana comandantes de dos remolcadores de la Armada de los mares dominicanos, primos de mi madre, me contaron después que rescataron varios que no sabían nadar y se tiraron con las armas al cinto, lo que les impedía el "natagueo", tambien me contaron que ese día Inocencio Cruz (el de Amorcito de mi alma) volvió a su oficio de yolero que cruzaba gentes del puerto de Barceló, Villa Duarte a Santa Bárbara o la Seiba de Don Diego, a cinco centavos por persona ¡Que tiempos aquellos! Se sumó al rescate de los huidos y mojados policías. Hay más pero les cuento mañana.

Moisés Iturbides

Combatiente Constitucionalista

Ex capitán director de seguridad de la Zona Norte y Jefe del Comando Manolo Tavárez

lunes, abril 23, 2007

Testimonio de Jottin Cury: La ONU, Caamaño y yo

Jottin Cury dijo que luego del incidente el coronel Francisco Alberto Caamaño no demoró en manifestarle su aprecio por la gestión realizada.
-
Jottin Cury
Del Listín Diario, Matutino Dominicano

Un episodio histórico ignorado
Eran los días duros de la revolución de abril. Los liberales, conocidos después universalmente como los constitucionalistas, que luchaban por una democracia aceptable, no tenían aún la experiencia política que guiara sus pasos conforme a las reglas de los tiempos imperantes. Pocos conocían los juegos sucios del imperialismo norteamericano, y aunque la actitud de Washington frente a la Cuba de Fidel Castro bosquejaba ya el rebañeguismo de la Organización de Estados Americanos (OEA), ignoraban que sus trapacerías alcanzaran extremos tan lastimosos en 1965.

Cuando estalla la contienda en los finales de abril, el obtuso William Tapley Bennet, entonces embajador de los EEUU, nación embarcada ya en su Guerra Fría con la Unión Soviética, y en este hemisferio con el castrismo de Fidel, torpemente asume partido por el gobierno de facto que detentaba el poder. Los militares insurgentes, seguidos por la inmensa mayoría de nuestro pueblo, vencen a los golpistas de 1963 y a la mimada oligarquía criolla que aduló a Trujillo durante un tercio de siglo.

El luctuoso 28 de abril de aquel 1965, Lyndon B. Johnson ordena el desembarco de miles de tropas y armas en nuestro suelo. Los fantasmas de Marx y Lenin, tropicalizados a poca distancia de las playas dominicanas, le quitan el sueño a este ex maestro de escuela convertido por obra y gracia de un crimen horrendo en jefe supremo de la nación más poderosa de la tierra. Pero las cosas se le complican a este pobre hombre, porque la reacción mundial adopta forma de ácidos vituperios contra su brutal atropello. Su minúscula mentalidad y la de sus halcones buscan el remedio en un zafacón político que entonces dominaban a su antojo y en el que acostumbraban a echar sus propias culpas: la Organización de Estados Americanos (OEA).

Se escogen cinco nombres de aquel hato obediente: Ricardo Colombo, Ilmar Penna Marinho, Alfredo Vázquez Carrizosa, Carlos García Bauer y Frank Morrice Jr. Huelga decir que esa selección sirvió para conformar el Comité Especial de la OEA, aparentemente llamado a resolver trabajos en el diferendo dominicano. Bruce Palmer cobró vida en esos días, detrás de cuyo uniforme se escondía el verdadero jefe de de la Fuerza Interamericana de Paz, grosera engañifa de los norteamericanos para golpear de trasmanos a los países subdesarrollados de América Latina. El Comité de la OEA, que desde el 3 de mayo de ese año mancilló con su presencia el suelo dominicano, le imputó con vergonzoso descaro a los constitucionalistas todas las violaciones a los acuerdos, suscritos en las primeras semanas de la contienda.

Piero Gleijeses, autor de uno de los trabajos más completos y veraces de la Guerra de Abril, titulado La Crisis Dominicana, editado originalmente en inglés en 1978, y luego en 1984 y 1985 en español por el Fondo de Cultura Económica, de México, citando a Jerome Slater, autor de Intervention and Negotiation, traslada de la obra de este último un párrafo del cual extraigo uno que se refiere a Ricardo Colombo y sus falaces compañeros:

“Existe acuerdo casi unánime entre los funcionarios estadounidenses, dominicanos y de la Unión Panamericana en cuanto a queÖel comité era indolente, fácilmente susceptible a la petulancia, y en general incompetente. No solo eso, sino que el comité parecía hacer todo lo posible para hostilizar a los constitucionalistas, y en poco tiempo había comprometido a tal punto su posición de mediador que cualquier compromiso en lograr un acuerdo estaba llamado a fracasar”. No prolongo la cita, extensa para un artículo periodístico, pero no puedo privarme del placer de constatar que lo que resta de ella es triturador. Además, innúmeros testimonios verbales y escritos, públicos y privados, afirman con indignación que el Comité Especial de la OEA fue para nosotros un obstáculo, cuya permanencia en el terreno de los hechos nos hubiera acarreado fatales consecuencias. Teníamos necesidad de un organismo internacional que le presentara al mundo una versión real de lo que estaba sucediendo en Santo Domingo.

Yo, como Canciller de la Revolución, sabía que vivíamos tiempos revueltos, y en tiempos revueltos, los minutos valen más que el oro. Caamaño, Fernández Domínguez, Montes Arache, Lachapelle, Lora Fernández, Núñez Noguera, Gerardo Marte y miles de héroes más, continuamente se hallaban inmersos en un duelo a muerte con los extranjeros intrusos que llegaron para imponernos su voluntad política. ¿Qué hacer? ¿Reunir a un gobierno en armas para que en una o más reuniones discutiéramos lo que pintaba como una necesidad urgente que no admitía demora? ¿Oír opiniones dispares, mientras los norteamericanos y latinoamericanos serviles asesinaban a nuestros muchachos en la Zona Norte?

Cable a U Thant
No lo pensé dos veces, y con mi máquina sobre las rodillas, la misma en la que escribí tantos memoriales de defensa para los tribunales, comencé aquella mañana a teclearle un mensaje a U Thant, Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, invitándole a penetrar en terrenos políticos que se consideraban prohibidos. Acusé a la OEA y a su Misión Especial de falsear todo lo que sucedía en mi país, a la vez que sugería el nombramiento de un representante que ayudara a impedir el atropello de los EEUU en Santo Domingo. No consulté a nadie, pero el radiograma a U Thant actuó como un corrientazo mundial, ya que sin pérdida de tiempo produjo lo deseado: la ONU intervino en lo que se consideraba un problema regional exclusivo de la OEA.

José Antonio Mayobre, venezolano de gratísima recordación para los dominicanos de buena voluntad, fue designado como observador de la ONU. Washington no se quedó atrás, y sin mayores miramientos despachó sabe Dios a que mal lugar a Ricardo Colombo y a sus adláteres, sustituyéndolos por Ellsworth Bunker, Ilmar Penna Marinho y Ramón de Clairmont Dueñas, estos últimos actuando de relleno del primero, quien llevaba la voz cantante en la mesa de negociaciones, en la cual aprendí que la fuerza es, en múltiples ocasiones, más efectiva que el derecho.

Sin embargo, el punto neurálgico de estas breves memorias es el que ahora me aventuro a relatarÖ¡y a escribir! Mi irreprimible decisión de entregarle a las ondas hertzianas una verdad que no podía callar, de expresarle al mundo, sin consulta previa, que se imponía la intervención de la Organización de las Naciones Unidas para arrojar de este país a la Comisión Especial de la OEA, terminó por generar un sordo malentendido entre Caamaño y yo. Horas después, en la tarde de ese día caliente cuando el cable a U Thant había recorrido ya todas las paredes del planeta, el Coronel se percata de una situación diplomática diferente a la que nos estaba rigiendo en esos primeros días de enfrentamiento. A su retorno al centro de la ciudad, después de un fiero batallar con los invasores, alguien le informó que yo había cometido un grave error al humillar a la OEA pidiendo la intervención de la ONU en un conflicto que caía dentro de los marcos geográficos del hemisferio americano.

Busqué el encuentro, y al saludarlo mientras él permanecía acostado en su habitación provisional, levantó la vista y me volvió la espalda, en airada actitud de reproche. Me dolió el extraño proceder, y sin decir nada, retorné a la sala llena de combatientes y de gente. Mi amigo Quique Acevedo, que se hallaba entre los presentes, me confió que uno de los visitantes le había informado al Coronel Caamaño el apoderamiento de la ONU, retorciéndole los hechos de una evidencia que enardecía de rabia a los constitucionalistas. Jerome Slater y todos los estudiosos de ese hecho histórico han condenado en los términos más duros a la OEA, como lo prueba el repudio que sufrió ese organismo regional a partir de entonces.

¿Quién le dio una visión equivocada al valiente y heroico Coronel? El responsable es y sigue siendo un buen amigo mío. No lo nombro porque es un dominicano que ha luchado y lucha con denuedo por un país mejor. El Coronel de Abril no demoró después en manifestarme con actitudes su alto aprecio por la gestión realizada, guardándose de mencionarla por su nombre. Y no puedo ocultar mi enojo el ver la publicidad que reciben ciertos personajes que jamás dispararon un tiro, que fueron nombrados en cargos públicos del país revolucionario mediante decretos que firmaba Caamaño, raspado el uniforme por el plomo enemigo, inmensamente preocupado por los problemas políticos que gravitaban sobre su espíritu. Me duele que algunos oportunistas se aprovecharan de su amistad después de su muerte, para pasarle facturas millonarias a la República, ora ejerciendo funciones sin el obligado control que manda un régimen adecuado, ora pidiendo apartamientos a gobernantes de turno, como se constata en publicaciones oficiales.

¡Dios le dé paz eterna a los que cayeron en la trinchera del honor luchando por una honradez pública y privada que otros mancillan con mentiras y egoísmos!


domingo, abril 01, 2007

La batalla de América Latina y (-VIII-)


O la contra-revolución antidemocrática de nuestro tiempo

Fernando Mires

-De Analítica, Venezuela

-SERVICIOS GOOGLE PARA BLOGGERS-

.

En cualquier caso, Chávez no podrá, durante mucho tiempo más, mantener el ritmo afiebrado que impuso a “su revolución” después de las elecciones de diciembre del 2006. Lentamente, los más lúcidos chavístas van comprendiendo que el Presidente maneja su vehículo en dirección contraria al tráfico. Los acuerdos (y abrazos) entre Lula y Bush en torno al etanol, fueron sin duda un revés muy grande para “la revolución bolivariana”. Vendrán muchos otros. Lentamente comenzará un proceso de deserciones al interior del chavismo. Es inevitable; siempre ocurre así. Pues, el chavismo no es un todo homogéneo. Aparte del “núcleo duro”, altamente fanatizado, hay diversos segmentos que no quieren seguir al Presidente por todos los caminos. Hay dentro del chavismo, algunos grupos, sobre todo ciertos intelectuales, que aceptaron la posibilidad chavista como una alternativa de reformas económicas sociales, pero no están dispuestos a acompañar al Presidente en una estrategia de toma de poder que deberá culminar en una dictadura militar. Hay otros que intentarán salvar su imagen pública, y se distanciarán poco a poco del poder central.

Pero, el hecho más decisivo, se encuentra, a mi juicio, en que, hasta ahora, el Presidente Chávez no ha logrado desarticular a la oposición democrática de su país. Ese cuarenta por ciento (algo menos, algo más) se ha mantenido incólume desde que hay chavismo. Esa es la diferencia fundamental entre la revolución cubana y la que intenta llevarse a cabo en Venezuela. Castro destruyó, incluso físicamente, a la estructura política de su nación.

Cuando Castro llegó al poder, existían en Cuba cuatro formaciones que habrían servido de base para dar origen a una magnífica democracia política. El Partido Ortodoxo, el Partido Auténtico, el Movimiento 26 de julio y el Partido Comunista. Existía, además, la Constitución de 1940, una de las más progresistas de América Latina, justamente la misma en nombre de la cual Castro llamó al levantamiento nacional. La llamada revolución cubana (de la cual la guerrilla en la sierra era sólo una parte, y no la más importante) al mismo tiempo que derrocó a la dictadura de Batista, asestó un cruento golpe de estado a una democracia viable que antes de Batista ya había existido en la nación, y que seguía latente cuando Castro llegó al poder. Después vinieron los fusilamientos en masa. Castro cometió así un politicidio de increíble magnitud. La historia, seguro, cuando de veras comience a escribirse, no lo absolverá. La leyenda construida por los acólitos del régimen, quienes todavía quieren hacernos creer que aquello que sucedió era “inevitable” (es el mismo argumento de los generales golpistas sudamericanos), se vendrá abajo apenas en Cuba los historiadores puedan desempeñar libremente su profesión. En Venezuela ha ocurrido en cambio, algo muy distinto.

Cuando hace ocho años, Chávez accedió democráticamente al gobierno, los dos principales partidos de la nación, Acción Democrática y COPEI, estaban desgastados, sumidos en los pantanos de la corrupción, y vivían una profunda crisis de legitimación. Justamente esa crisis fue la que facilitó la ascensión del chavismo. Hoy, en cambio, la oposición, sobre todo después de las elecciones del 2006, se encuentra en una interesante fase de ordenamiento interno. Sus partidos mayoritarios, Nuevo Tiempo y Primero Justicia, ya han reemplazado a los dos partidos “históricos”. Ha tenido lugar así, un muy interesante “relevo hegemónico” en el espacio grande de la oposición democrática venezolana.

La oposición democrática venezolana se encuentra en franco proceso de recuperación. Los mejores intelectuales del país, son opositores. Tengo la impresión, incluso, que la actual “clase intelectual” venezolana es, en estos momentos, la más vital del continente latinoamericano. Su nivel de compromiso a favor de la democracia es encomiable. Prácticamente no deja pasar “una” al régimen. Y así como la TV se convirtió en un aliado de los levantamientos democráticos que pusieron fin a las dictaduras comunistas de Europa del Este, la Internet es el medio preferido de intercomunicación de ideas entre los muchos opositores al régimen. Los políticos de oposición, han entendido igualmente, que no es suficiente defender a las libertades políticas si es que éstas no van acompañadas de un programa amplio y profundo de reivindicaciones sociales. Lentamente, algunos sectores del chavismo, han entendido también, que no es suficiente desarrollar un programa de reivindicaciones sociales, si éstas no están garantizadas institucionalmente por un sistema que asegure las libertades políticas más elementales. Ambas tendencias tendrán, alguna vez, que coincidir. En alguna medida, ya están coincidiendo.

Una de las astucias más astutas de la razón histórica es que el Presidente Chávez ha logrado la recomposición política de su nación. Aunque, en su contra. Eso significa, que cuando se vaya Chávez, no habrá en Venezuela ningún “vacío de poder”, como el que habrá en Cuba, cuando los Castro se vayan de esta vida.

En fin, y ésta es mi principal diferencia con el excelente artículo de Jorge Castañeda: no será tanto en la acción de algún Estado democrático del continente, sino que en la lucha democrática al interior de cada nación, particularmente en Venezuela, donde se resolverá la que él llama: “la batalla de América Latina”.

fernando.mires@uni-oldenburg.d

---

Volver al directorio:

http://moises-iturbides.blogspot.com