martes, diciembre 12, 2006

El Problema Dominico-Haitiano (Edición de archivo agosto 25-2006)

<>





<>
New York.- (Community Press Service) República Dominicana a más de la frontera tiene en común con Haití sus miserias y problemas de subdesarrollo económico y humano en sentido general; somos la única isla en el mundo con dos repúblicas a pesar de la relativa pequeñez de la Hispaniola o Quisqueya. República Dominicana lo comprarte todo con la hermana república haitiana sin alardes ni mezquindades.

El hombre haitiano desarrapado entra y sale por la frontera como si se moviera entre provincias de uno u otro país. Igual lo hace el dominicano visitante, negociante, pervertido o delincuente, en el hermano país.

En los hospitales dominicanos se atienden ciudadanos haitianos enfermos y mujeres parturientas sin que nadie les pregunte su estatus legal en el país.

Trabajan y circulan al interior de Dominicana, al lado de los dominicanos y todos los aceptan como hermanos sin importarles su status migratorio y su condición social, educativa política o religiosa.

Los hermanos haitianos estudian en nuestras escuelas públicas y universidades con las mismas prerrogativas que los dominicanos.
Ninguna potencia mundial ayuda tanto al empobrecido Haití como la subdesarrollada Republica Dominicana.

Hace algún tiempo, Francia exigió a dominicana que no permita la salida de haitianos desde los aeropuertos nacionales hacia las islas francesas de ultramar en El Caribe. Me pregunto si tiene Francia moral para ello. Se atreven a demandar que se le impida la salida a los haitianos desde nuestro territorio y en nuestros aeropuertos; porque históricamente carecen de autoridad moral para deportarlos de “sus” territorios usurpados en El Caribe.

Al mismo tiempo en Mar del Plata, Argentina, en el marco de la cumbre Iberoamericana se reactivaba el tema haitiano entre cuatro de los cinco grandes que conforman el adefesio utópico del “Club de amigos de Haití”.

Digo adefesio utópico porque nunca ha funcionado sino para desmantelar al ejército haitiano y mandar a los altos militares con su arsenal y las tropas para sus casas. Armas que ahora se venden en ciudades y campos dominicanos con la misma facilidad que el “broncochen” (jarabe antigripal criollo) la yuca mocana o cualquiera de nuestros rones.

Esas armas, han aumentado el crimen y la delincuencia de toda laya; en ambas naciones y la ONU, la OEA y ningún otro organismo internacional dice nada. Es la obra del Club de Amigos de Haití, que integran Estados Unidos, Canadá, Francia, Inglaterra y Argentina legalizado por ambas organizaciones internacionales.

Con amigos como esos no se necesitan enemigos (valga la frase de Jo Chi Ming). Imagínese; destituir al ejército y la policía de un país y restaurar en la presidencia a un tarado echado del poder como Aristy, que regreso con mayor resentimiento a cometer peores desmanes que los anteriores.

Me cuenta un amigo dominico-haitiano, (al revés de lo acostumbrado, este es dominicano nacido en Haití) con negocios en ambos lados de la frontera, que los cascos azules y los militares de las naciones que ocupan la parte haitiana de la Hispaniola, con anuencia de la ONU, andan de juergas en juergas; mientras el narcotráfico y la delincuencia de toda estirpe hacen de las suyas.
Funcionan más bien como una policía política sin importarles lo que sucede alrededor de las fronteras, cosa que aprovechan los pillos para hacer sus trastadas.
Lo que Haití necesita es comida, medicina y programas de desarrollo económico, humano, social y educativo.

Necesitan sobre todo, tierras donde plantar sus cultivos de alimentos primero que nada. Los haitianos son excelentes trabajadores y magníficos emigrantes, en Estado Unidos, por Ejemplo, con más de un millón de ellos residiendo aquí, proporcionalmente, están entre las comunidades de más baja delincuencia y población carcelaria de toda la inmigración mundial que habita esta gran nación.

Compare las cifras de deportados delincuentes haitianos con la de los dominicanos o colombianos que tienen cantidades iguales a ellos de residentes ilegales o no en esta nación, vera la diferencia, lo de Haití es casi nada en relación con los otros.

La solución esta en manos del miope Club de Amigos de Haití a que he hecho referencia, pero ellos no quieren hacerlo aunque pueden. Veamos porqué lo digo.

Hemos apuntado que los Haitianos son excelentes trabajadores, sobre todo agricultores y que necesitan tierras; pues bien amigo lector, de lo que carece Haití; tiene en exceso Francia en la Guyana Francesa, ahí mismo, en El Caribe, en el mas grande territorio Francés de ultramar, terrenos agrícolas desocupados equivalentes a casi cuatro veces el territorio de Haití.

Sin embargo Francia no quiere haitianos en sus territorios de ultra mar en El Caribe y no asume la responsabilidad de deportarlos porque no tiene moral para ello, reitero; quiere que Dominicana les impida la salida y el gobierno dominicano acata la “orden” así como lee la “orden” no estoy errado. ¿Será que los afrancesados están de regreso a la isla y tomaron el gobierno dominicano?

Pero ahí no para la cosa, los argentinos tienen enormes predios baldíos en las Pampas y como ya los italianos no emigran a trabajar agricultura, ni los griegos a la pesca y cultivos de viñedos, ahora intentan traer: “australianos, para que trabajen habiten las Pampas Che”.

Como si fuera poco Canadá es uno de los países de mayor producción de equipos agrícolas en el mundo, mientras que Estados Unidos e Inglaterra y francia, disponen de los más grandes mercados de consumo de productos agropecuarios y también de producción de insumos agrícolas y tecnología moderna.

Entonces, me pregunto humildemente, cavilando como un pobre diablo frente a mi computadora. ¿Por qué no hacen un proyecto experimental de colonia agrícola haitiana en la Guyana Francesa? y como se sabe que los haitianos son excelentes trabajadores e inteligentísimos a lo mejor se instalan allí industrias manufactureras de los productos agrícolas. A ver que dicen nuestros emporios de Goya o La Fe. (No es un anuncio).

Y a lo mejor Taiwán o Tokio ponen sus ojos por ahí y colocan otras industrias de tecnologías ligeras y como hay tanto terreno quien quita que los inversionistas de todas las naciones desarrolladas con el Grupo de los 7 a la cabeza se interesen por esta idea loca en el marco de la globalización y el libre comercio mundial.

Falta saber si Francia que pertenece al privilegiado círculo de naciones ricas, quiere esas inversiones e influencias extranjeras o “Étranger” en la perla de sus territorios de Ultra Mar en El Caribe, porque obviamente haría a los guyaneses vulnerables a las ideas libertarias e independentistas muy en boga en estos tiempos. Hasta luego amigos volveré con ustedes si Dios lo permite. Moisés Iturbides.

mailto:miturbides@yahoo.com

Volver al Directorio:

http://moises-iturbides.blogspot.com/