domingo, junio 21, 2009

1965, 15 de junio, un día en la Guerra Patria de abril (2)

Segunda parte

Yo había avanzado también por la calle Juan Isidro Pérez, encontrándome con Santiago al llegar a la esquina José Reyes, quién me ordenó seguirlo. Al cruzar la Avenida Mella Santiago vio como el artillero de que les hablé en el párrafo anterior, fue expulsado por el fuego enemigo, del hoyo de su trinchera abrazado a su ametralladora “70” de trayectoria rasante, cúbrame dijo el rana y avanzamos por la acera norte de la histórica avenida Mella, con Santiago disparando su fusil Garant, para contener el fuego enemigo y permitir rescatar al compañero artillero que rodó en el pavimento abrazado a su arma y amparado por el fuego de Santiago, regresó al hoyo que era su trinchera y continuó el combate, nosotros retornamos el camino pera encontrarnos con el comandante Montes en la explanada que forman las calles José Reyes y 19 de Marzo con Ravelo que era nuestro objetivo.

Al llegar; ya el Comando “B3” del 1J4 (Catorce de Junio) al mando de los compañeros Norge Botello y Oscar Santana había entablado combate con las tropas enemigas, mientras los Ranas al mando de Montes les hacían frente por la Ravelo, logramos hablar con Montes y me ordenó tratar de decirle al comandante Juan Ramírez que retrocediera el Tanque MXL-60 que estaba estacionado en la Herniquillo con Ravelo, lo que no fue posible porque el fuego Yanqui lo había inmovilizado, ante lo que ordenó entonces, Montes Arache, que abandonaran el Tanque; tanto Ramírez, como su ayudante, pero ellos prefirieron morir en combate, efectivamente el comandante Ramírez murió aferrado a su unidad de artillería pesada, nuestra unidad médica al mando del colega periodista René Fernández Almonte rescató los cuerpos, el compañero conocido solo por el chino y luego como el “Quemaito” sobrevivió, murió en New York, en la primavera del 2007, fue encontrado muerto en su apartamento de la calle Nagle a esquina Arden; un enclave de la comunidad dominicana en el alto Manhattan.

Héctor Lachapell, Jefe de operaciones supervisaba las tropas constitucionalistas e impartía órdenes de tácticas y estructura de combate, fue para mi una experiencia de vida observar la disciplina y ver como todos obedecíamos las órdenes de nuestro jefe de operaciones, incluso Montes que era el jefe de todos. No tengo dudas; la disciplina fue la nuestra mejor aliada para enfrentar con éxito al ejército más poderoso del mundo, El resto de nuestras tropas repartidas en unos 300 comandos de civiles y militares, siguieron el mismo patrón; la siguiente distribución desde la Caracas hasta la París con Juan Bautista Vicini, Abreu y Barahona, a cargo de los comandantes Jaime Cruz, José Cabeza, Tato, Ñaño Mejía de los comando Los Rolitas y San Carlos con sus respectivas avanzadas, por el frente de la 30 de Marzo estuvieron los comandos Cucaracha 20 de Niño Cruz y Juan Miguel García y el de Villa Juana de los hermanos Minaya.

Mientras que en el frente de Gascue y Ciudad Nueva estuvieron el comando San Cristóbal al mando del comandante “Liquí” el de los compañeros Haitianos al mando del general Freddy, disidente del régimen de Duvalier, ese comando compartió con nosotros el edificio del Centro Sirio Libanés, al lado del viejo Teatro Independencia, al doblar en la Mariano Cesteros estaba una avanzada del 1J4 al mando de Baby Mejía ambos avanzaron por las calles Santiago Bolívar y Elvira de Mendoza, hasta la Dr. Delgado y Crucero Arens.

El Capitán Sención Silverio Comandante de la Zona “A” con los comandantes Pocho, Víctor Ramírez, y los hermanos Rodríguez se ocuparon de ese sector de Gascue hacia el norte.

El comando central del 1J4, tomó la vanguardia costera a lo largo del Malecón hasta la Ave Pasteur, Guillén, aguerrido compañero ya desaparecido en los 10 años de Balaguer, se desempeñaba como comandante de la avanzada del 1J4 en la Independencia con Pasteur, Mientras la escuela de Ranas y la unidad de inteligencia de Evelio Hernández, (1J4) custodiaron el área de la Cervantes, Hotel Jaragua, Benito Monción y Pasteur.

Sostuvimos unas seis horas de combates con el ejército más poderoso del mundo, al cabo de las cuales decidieron replegarse, para lo que se tomaron unas 24 a 36 horas en retroceder a sus posiciones anteriores, no es preciso establecer la cantidad de muertos en combate de ambos bandos, la mayoría de bajas nuestras fueron civiles no armados que estaban en sus casas. Y bajo la infame batida de los morteros norteamericanos

Los gringos hicieron una sombrilla de morteros sobre la ciudad colonial dañando monumentos y cegando vidas inocentes en Ciudad Nueva, San Miguel, San Antón, Villa Francisca y San Carlos.

En el Edificio Copelo donde Funcionaba la Presidencia de la República, Caamaño nuestro Presidente y líder rugía como una fiera, acompañado de su gabinete y el Jefe del Ejército constitucionalista Juan Maria Lora Fernández, Muerto en la batalla del Matún en Santiago, coronel Jorge Geraldo Marte Hernández, Héctor Aristy, Cabito Gautreaux y Claudio Caamaño entre otros, que no permitieron a Caamaño abandonar el edificio para irse al frente.

Me tocó la difícil tarea de llevar un informe de Montes a Lora Fernández, váyase a pie dijo Montes, infórmele al coronel Lora Fernández; que no hemos permitido el avance de las tropas enemigas y que han mermado los disparos de artillería liviana e incrementado los morteros y algunos ataques de artillería incendiaria. Al llegar al Copelo por la esquina Sánchez un mortero impacto el edificio del frente y me lance al suelo en medida de protección, el sargento Genao de servicio en la entrada de la improvisada cede presidencial, corrió a socorrerme porque pensó que estaba herido, no obstante, yo no tenía nada, me puse en pie y continué la marcha: al entrar al edificio, vi a un joven delgaducho corretear del segundo piso hacia la azotea del referido inmueble, una y otra vez, pensé que tenía una complicación nervioso-intestinal y se lo comenté a Genao, quien me aclaró que era el ingeniero de sonido de la radioemisora constitucionalista y que los morteros habían derribado varias veces la antena y el subía a levantarla y a conectarla de nuevo ¡Valiente Compañero! Dije, era Luís Graveley, hoy residente en esta ciudad, dirigente del PRD, aún no se si estaba equivocado al pensar lo del percance intestinal del meritorio combatiente. Hoy ni por asomo se me ocurría mencionarle en esto, pero el se lo buscó por llamarme justo en el momento que escribía el párrafo anterior. Si sería cierto el entuerto intestinal, aún no lo he investigado, sin embargo podría ser. New York, 18 de junio 2009. Moisés Iturbides. Comando Manolo Tavárez,

viernes, junio 19, 2009

1965, 15 de junio, un día en la Guerra Patria de abril (1)

El ataque se inició cerca del medio día empezaron a replegarse a eso de las cinco, pero continuaron el hostigamiento con morteros, bengalas y balas incendiarias hasta bien entrada la mañana del día 16. El Alto mando de las tropas interventoras había dicho que tomaría ciudad nueva en dos horas, pero 48 horas después tuvieron que retirarse, sin poner sus asquerosas botas en el enclave constitucionalista.

A eso de las once y media de la mañana del 14 de junio arribaron a la esquina del parque Independencia y calle Mercedes el Secretario de Guerra y jefe de los Hombres Ramas y el Jefe de Operaciones de las fuerzas constitucionalistas; Coroneles Manuel Ramón Montes Arache y Héctor Lachapelle Díaz, respectivamente. De inmediato se acercaron a la esquina Julio Verne con mercedes para inspeccionar, sin que las tropas intervencionistas de Brasil, apostadas en el Palacio Nacional los divisaran.

Luís Manuel Náu, estaba en su servicio de Sargento de Guardia en el comando Manolo Tavárez, que me honra haber comandado con Ninisa (Brígida García) sub.-comandante, Angel Ogando, 1er. T.te. PN, oficial ejecutivo, Máximo, mi hermano (16, años) Frank Moya y Manolo Almonte, oficiales, otros 68 hombres entre clases y soldados completaban la matrícula del comando. La mayoría de ellos habían combatido en la Zona Norte de la ciudad capital donde el último combate con las Fuerzas del CEFA (Centro de Enseñanza de las Fuerzas Armadas) duró 18 días, mañana tarde y noche al mando de los comandantes coronel, EN, Luís Arias Collado, asesinado por los sicarios del CEFA al final de la guerra y por el mayor, FAD José Rafael Luna Cabrera.

Montes Arache, ordenó al Rana Santiago buscar al sargento de guardia del comando que ocupaba la segunda planta del Centro Sirio Libanés, Cuando Náu. se presentó ante él le ordenó llamar a su comandante. Yo estaba inspeccionando la comida de los combatientes cuando en joven y aguerrido soldado (Naut), muerto durante los 10 años por los incontrolables de Balaguer, entro con la velocidad de un rayo y me dijo comandante, el secretario de la guerra lo espera en la esquina.

De inmediato bajé dejando a Ogando al frente del orden del almuerzo de los combatientes y me fui a atender el llamado de Montes Arache, me dio ordenes precisas para operar en el momento adecuado de acuerdo a sus instrucciones anteriores, la poderosa carga de dinamita enterrada en la esquina Julio Verne y Mercedes y cuyos dispositivos de conexión estaban en el balcón del Centro Sirio Libanés bajo nuestra custodia.

Además ordenó evacuar una avanzada del comando de Baby Mejía, alojada en una logia contigua al jardín de la residencia de la familia Corripio, ambas bajo mi vigilancia, recomendando que esta fuera desalojada porque sería derribada o cuando menos dañada severamente en caso de detonar las dinamitas para impedir el paso de las tropas interventoras.

Es la única veces que he visto a Montes Arache con el rostro adusto, en señal de preocupación, hasta en medio de combates lo había visto reír como en el caso del combate al día siguiente (15 de junio) en la calle Ravelo y Herniquillo, frente a las tropas interventoras estadounidenses. Para todos los soldados era un aliciente estar al lado de Montes, egregio militar que trataba a los subalternos como si fueran sus hermanos, o sus mejores amigos; como de hecho lo éramos. Francis era igual, como todos los altos oficiales constitucionalistas. Los soldados constitucionalistas no conocimos el rigor del jefe militar, sino la afabilidad de un compañero con la responsabilidad de dirigir.

Durante la tarde de ese 14 de junio permanecí pensando que el bizarro combatiente esperaba un ataque de las tropas enemigas y así fue, en la mañana del 15, tras una breve reunión con Caamaño, Montes ordenó a todos los comandantes ocupar las posiciones de avance que había ordenado y a eso de las 11 pasó frente al comando el mayor Calderón, fiero combatiente y sin detener la marcha del vehículo me ordenó ocupe su posición de combate.

Subí al comando y ordené a Quiquito Medina, artillero dotado de la única Bazooka con que contábamos en Ciudad Nueva, avanzar por la Juan Isidro Pérez a la retaguardia de los comandos, San Antón y la Atarazana, con él avanzaron en una camioneta Niniza, Máximo, Fabián Pérez y el ayudante de Quiquito a quien el desde el principio en la zona norte le llamó Colita y solo así lo conocíamos.

Andrés Rivier del cuerpo de hombres Ranas al mando de Montes Arache, con el teniente Quezada y otros efectivos Ranas, Many y Mundito Espinal con sus hombres de la juventud del PRD, avanzaron desde la Atarazana; distribuyendo las tropas desde la Ceiba de Colón, bordeando a Santa Bárbara Hasta la Meriño, por donde avanzaron los Comandantes Fico Orsini, Barahona y Pichirilo. Rivier y sus hombres lo hicieron por la Isabel La Católica, mientras Quezada Mundito y Many avanzaron desde el Solar de la piedra hasta la Seiba de Colón y el camino que baja al llamado embarcadero de Villa Duarte, Rivier Murió en la Isabel La Católica en el primer combate.

Rvier, fiero combatiente de origen Francés y uno de los entrenadores de los Ranas fue el segundo muerto de la jornada; puesto que, momentos antes había muerto un combatiente de la avanzada del Comando central del MPD (Movimiento Popular Dominicano) que estaba radicado en la Benito González, detrás del comando POASI, (Sindicato de los trabajadores del muelle), entonces ubicado en la Avenida Mella y doctor Betances, fue el comando primero en ser atacado por los interventores yankis y tuvo que replegarse por la Benito González, para bajar por la Juana Saltitopa a reencontrarse con el enemigo en la esquina avenida Mella.

Guiguí había avanzado desde la Escuela Argentina hasta el muro Colonial y había logrado contener el avance de los gringos y con la ayuda del comando POASI ahora atrincherado en el Edificio Saglul, apoyados por el fiero ataque del “Artillero” un joven combatiente del Comando San Antón apostado en la esquina de las Avenidas Mella y Duarte; a más de la resistencia de otros frentes en la Meriño y zonas aledañas, nuestras tropas lograron replegar al fuego enemigo.

martes, junio 09, 2009

Tres documentos históricos (3)

LA REPATRIACION ARMADA DEL ’59 Y LA SOLIDARIDAD CUBANA

Radhamés Pérez

A 5 meses y 14 días de la huida de Fulgencio Batista y del triunfo de la Revolución en Cuba, se produjo la repatriación armada a República Dominicana de alrededor 200 luchadores por la libertad y la democracia que pretendían echar abajo la larga y cruel dictadura que desde 1930 encabezaba Rafael Trujillo. Al influjo de dicha revolución, para los dominicanos y sus aliados internacionales parecía haber llegado el momento de ponerle fin a la más larga y criminal dictadura del Continente.

La repatriación armada del 14 y 20 de junio del 1959 recibió el apoyo material de varios gobiernos de la región, entre ellos el de Venezuela, encabezado por Rómulo Betancourt, y el de Cuba, encabezado por el carismático líder guerrillero de entonces Fidel Castro. Sin embargo, razones ideológicas y de la realidad política de la época condicionarían el compromiso del gobierno venezolano, recayendo en el cubano el mayor peso en la solidaridad con los expedicionarios anti-trujillistas. Esto explica que fuera el territorio cubano el usado para entrenar a los guerrilleros y desde el cual partirían y que la mayor cantidad de armas por ellos usados y dinero recibido provinieran de la recién triunfante Revolución.

Después de un intenso entrenamiento físico y militar en el campamento de Mil Cumbres, provincia Pinar del Ríos, 193 expedicionarios, de acuerdo a la lista presentada por el Servicio de Inteligencia Militar de la dictadura de Trujillo, arribaron por Constanza, Maimón y Estero Hondo, de los cuales 150 eran dominicanos, 18 cubanos, 13 venezolanos, 7 puertorriqueños, 2 estadounidenses, 2 españoles y 1 guatemalteco. La diversidad nacional de los combatientes era muestra de la amplia solidaridad que se había articulado con la lucha antidictatorial del pueblo dominicano.

Aun sin ser la primavera acción guerrillera inmediatamente posterior al triunfo de la Revolución Cubana, la dominicana sí sería la más importante de las iniciales acciones insurreccionales que conocería el Continente al influjo del paradigma revolucionario que encarnaba el novel proceso cubano.

La insurrección armada iniciada el 14 de Junio del ’59, pasaría a ser, al decir de la analista Rosa C. Báez, “la primera acción latinoamericanista e internacionalista directa, y relativamente numérica, de la Revolución Cubana. Ella constituyó el signo vital de que sólo una Revolución es verdadera y autentica si además de resolver los problemas endógenos de su país, es capaz de brindar (su solidaridad resuelta) y militante ante las urgencias del movimiento regional e internacional”. En suelo dominicano, Cuba daba inicio a una conducta histórica que marcaría para siempre a sus autoridades, pueblo y Revolución.

Para valorar en su justa dimensión la solidaridad cubana con la causa dominicana, hay que tener presente que la Cuba post Batista carecía de un ejercito regular, su vida económica estaba en crisis y su aparato administrativo, supuesto a ser un aparato propio de un Estado, no funcionaba como tal y estaba en proceso de su rearticulación a partir de la visión de las fuerzas guerrilleras triunfantes. Súmele a esto la condición isleña de la nación, victima por demás de la conspiración trujillista y de fuerzas políticas desplazadas del poder, así como del recelo y la desconfianza de Washington, quien aún no había declarado su hostilidad abierta hacia una sociedad en cambio progresista desde el desembarco del Granma en 1956.

Su compromiso con nuestra causa iba mas allá de lo que pudiera aconsejar la conveniencia política en un momento de inestabilidad y confrontación como el que se vivía en la tierra de José Martí. Aún siendo lo lógico el fortalecer su triunfo y buscar solución a los problemas internos que vivía su pueblo, las autoridades Cubanas, encabezada por Fidel Castro, buscaron cumplir con la palabra empeñada con el exilio dominicano y cumplieron más allá de sus posibilidades.

El ajusticiamiento de Trujillo, 2 años después de las expediciones de junio, y el derrumbe final de su tiranía, son hechos históricos inseparables de del heroísmo y el sacrificio de los integrantes de la Raza Inmortal; por tanto su muerte no fue en vano, como tampoco lo fue las diversas muestras de solidaridad internacional que recibió para entonces el pueblo dominicano en su lucha por la libertad, la democracia y la liberación.

Múltiples son las formas en que las nuevas generaciones podemos recordar y emular a los héroes del ’59, así como expresar nuestra solidaridad hacia los ciudadanos e instituciones de otros países que se la jugaron a favor de nuestro pueblo, siendo la primaria el darle continuidad al empeño por construir una nueva, justa y mas humana sociedad, como también, en lo inmediato, articulando un movimiento para que el gobierno y el Congreso dominicanos otorguen la ciudadanía póstuma a todos los extranjeros muertos en el combate armado contra la dictadura de Trujillo durante las expediciones de Constanza, Maimón y Estero Hondo.

Tres documentos históricos (2)

Radhamés Pérez

Programa mínimo del Movimiento de Liberación Dominicana (1959)

MLD -

"Establecer un amplio sistema de seguridad social que ampare a la niñez, la ancianidad y al desempleo y ofrezca los servicios imprescindibles para la protección de la salud y una vivienda adecuada."

Programa de gobierno redactado por el Movimiento de Liberación Dominicana en marzo de 1959 para ser puesto en marcha al derrocar a Trujillo.


I.- En el aspecto político

a) Derrocar por todos los medios a su alcance el régimen de opresión y sangre establecido en la República Dominicana por Rafael L. Trujillo desde el año 1930.

b) Establecer un gobierno provisional democrático revolucionario que en un período de dos años ponga en marcha el Programa de la Revolución y cree las condiciones necesarias para que el pueblo dominicano pueda ejercer libremente sus derechos políticos y sociales.

c) Convocar dentro de un término prudencial una Asamblea Constituyente, elegida por medio del sufragio universal, directo y secreto, encargada de elaborar la nueva Constitución de la República, con sujeción a los principios que rigen la concepción de la organización democrática del Estado, e inspirada en los postulados de la justicia económica y social.

d) Derogar toda la legislación antidemocrática de la tiranía.




II.- En el aspecto social

a) Implantar una amplia Reforma Agraria, que garantice al campesino la posesión de la tierra y le otorgue el derecho de propiedad correspondiente en la proporción que determine la ley, de acuerdo con el principio que establece la función social de la propiedad.

b) Reformar la “Ley de Tierras” que se obtuvieron por fraude o violencia.

c) Garantizar la libre organización de la clase obrera y campesina como medio de defensa de sus intereses y reconocer el derecho de huelga como instrumento de lucha del proletariado.

d) Iniciar una efectiva campaña de alfabetización y reformando íntegramente la enseñanza, a fin de que la nueva escuela, desde la primaria hasta la universitaria, sea la forjadora de una conciencia nacional avanzada y libre que contribuya a darle impulso a los reclamos y derechos del pueblo.

e) Establecer un amplio sistema de seguridad social que ampare a la niñez, la ancianidad y al desempleo y ofrezca los servicios imprescindibles para la protección de la salud y una vivienda adecuada.




III.- En el aspecto económico:

a) Impulsar la economía en sus múltiples aspectos, fomentando el desarrollo del mercado interno y el poder adquisitivo de la masa popular.

b) Desarrollar y proteger la industria nacional, mediante las instituciones de crédito que organice el Gobierno Revolucionario, y a través de las medidas legales que se dicten para ese fin.

e) Expropiar en favor del Estado- -todas las industrias y propiedades adquiridas por el tirano, su familia u otras personas al amparo de la tiranía, y reintegrar a sus legítimos dueños aquellas que hayan sido objeto de despojo.

d) Revisar todas las concesiones hechas por la tiranía en favor de capitales nacionales y extranjeros que sean lesivas al interés nacional.

e) Reformar el sistema tributario establecido por la tiranía, aboliendo los impuestos antipopulares e Innecesarios para el sostenimiento del Estado.

f) Desarrollar una política económica tendiente a asegurar posibilidades de trabajo a toda la población laboral.




IV.- En el aspecto Internacional:

a) Respaldar el ejercicio continental de la democracia representativa y el sistema de convivencia pacífica y de mutua ayuda, especialmente entre los pueblos del Caribe y Centroamérica.

b) Fomentar las mejores relaciones con los demás pueblos, basadas en la comprensión y el mutuo respeto qué inspira la igualdad jurídica de los estados y la libre determinación de los pueblos.



Este programa se aprobó en el Congreso de constitución del MLD en marzo de 1959.

Tres documentos históricos (1)

Expedición Militar de Constanza, Maimón y Estero Hondo

Expedición militar antitrujillista que en junio de 1959, desembarcó por el poblado de Constanza y por las playas de Maimón y Estero Hondo.

El grupo de luchadores antitrujillistas que efectuó este hecho heroico, fue entrenado militarmente en el campamento guerrillero ubicado en la finca «Mil Cumbres», de la provincia cubana de Pinar del Río. Otro grupo que no llegó a desembarcar, se entrenaba en «Madruga», provincia de La Habana.

La expedición fue organizada por el Movimiento de Liberación Dominicano, con el concurso de los gobiernos venezolano y cubano.

Enrique Jiménez Moya, comandante en jefe del Ejército de Liberación Dominicana, arribó al país el 14 de junio de 1959, a las seis y veinte minutos de la tarde, en un avión pintado con las siglas de la fuerza aérea de Trujillo. El aterrizaje se produjo en el aeropuerto militar de Constanza, una ciudad dominicana enclavada en las montañas.

En el avión, piloteado por el venezolano Julio César Rodríguez y el expedicionario dominicano Juan de Dios Ventura Simó, ex capitán de la Fuerza Aérea Dominicana, vinieron cincuenta y seis combatientes. El aparato emprendió vuelo después de dejar en tierra a los expedicionarios. El piloto venezolano condujo el avión en su viaje de regreso.

El aterrizaje debió realizarse inicialmente en San Juan de la Maguana, pero las condiciones atmosféricas imperantes en ese momento en la República Dominicana, obligaron a los expedicionarios a dirigirse hacia Constanza.

Al pisar tierra dominicana, Jiménez Moya y sus acompañantes intercambiaron disparos con militares que se acercaron al aparato para indagar sobre el aterrizaje. Luego se internaron en las montañas. El arribo del avión se había coordinado con la llegada simultánea de lanchas que conducían a los demás expedicionarios, pero se presentaron inconvenientes que retardaron el desembarco marítimo hasta el 20 de junio. En esa fecha, arribó al país por Maimón la lancha «Carmen Elsa», comandada por el doctor José Horacio Rodríguez, egresado de la Universidad de Harvard. Ese mismo día desembarcó en la playa de Estero Hondo, la nave «Tinina» con José Antonio Campos Navarro, como comandante de otro grupo que llegó al país en ella.

Un número considerable de guerrilleros que arribaron a la República Dominicana por Maimón y Estero Hondo murieron en el desembarco cuando fueron atacados por unidades navales y aéreas del régimen de Trujillo. El resto se internó en las montañas, donde libraron combates con las tropas del gobierno hasta que fueron apresados o muertos. Por su parte, los expedicionarios de Constanza tenían instrucciones de no presentar batalla hasta que llegaran las dos lanchas. Perseguidos por las tropas trujillistas, denunciados por campesinos con los cuales establecieron contactos y bajo el permanente acoso del hambre, los combatientes del Ejército de Liberación Dominicana, fueron aniquilados poco a poco.

Juan de dios Ventura Simó fue capturado el 17 de junio, mientras que el comandante Jiménez Moya, murió a fines de ese mes. Diezmados y dispersos en las frías estribaciones de Constanza, los expedicionarios de junio libraron intensos y desiguales combates contra las tropas del régimen. El 30 de junio se libró uno de los más grandes encuentros con las tropas trujillistas. El expedicionario Johnny Puig Subirá, relator de la jornada en su diario de campaña, describió el encuentro con las siguientes palabras:

«A las dos menos cuarto se produjo el ataque. Estábamos acampados en un par de bohíos. A mi entender, la causa de la sorpresa fue el resultado natural de la falta de organización militar que nos aqueja desde un principio.

«A la hora de empezar la batalla, la mitad de la gente estaba semivestida y sin armas a su alcance, y lo peor, no se había acordado de antemano y puesto en conocimiento de todos algo tan elemental como nuestra posición en caso de ataque, con la natural vía de retirada cubierta. De pronto las balas empezaron a llover sobre los bohíos desde un frente de cuatro árboles.

«En una forma u otra -sigue relatando Johnny Puig Subirá en su diario de campaña- los que allí estábamos empezamos a desplegarnos en esa dirección (hacia un río) en medio de un violento intercambio de fuego. A Fellín (Rafael Moore Garrido) lo hirieron estando al lado mío en un brazo y una pierna, de modo que el pobre quedó completamente inutilizado para retirarse con nosotros. Le puse un torniquete en el brazo. Lo último que dijo fue: "que se ocupen de mi viuda y de mis hijos..."»

En su diario, el expedicionario de junio llegó a la conclusión de que en ese encuentro «tienen que haber caído muchos de los nuestros... Hemos quedado completamente aislados de los compañeros y no tenemos la cuenta exacta de cuántos quedan, quiénes son, dónde están o hacia dónde van...» (Diario de Campaña de Johnny Puig Subirá Miniño. Revista Ahora, núm. 606, 23 de junio de 1975 páginas 12-10).

Se presume que el 4 de julio de 1959 fue aniquilado el último grupo de guerrilleros de Constanza, porque en esa fecha se interrumpió el diario de campaña de Juan Enrique Puig Subirá (Johnny).

La mayoría de los expedicionarios capturados por el régimen de Trujillo fueron torturados en las cárceles del gobierno, especialmente en «La 40» y en «El 9». Sobrevivieron a la gesta de junio los dominicanos Poncio Pou Saleta, Mayobanex Vargas, Francisco Medardo Germán y los cubanos Delio Gómez Ochoa y el jovencito Pablito Mirabal. Gonzalo Almonte Pacheco, un expedicionario que después de ser apresado fue fotografiado junto a su madre, mientras Trujillo supuestamente lo amnistiaba, fue ultimado varias semanas después por personeros del régimen.

El ideario político de los expedicionarios de junio está contenido en el Programa Mínimo del Movimiento de Liberación Dominicano. En la expedición participaron exiliados dominicanos de varias tendencias políticas entre quienes se incluían marxistas y demócratas liberales.

La gesta de Constanza, Maimón y Estero Hondo produjo un recrudecimiento de la oposición política nacional e internacional contra el régimen de Trujillo. Inspirado el ideario político de los expedicionarios de junio, fue organizado un movimiento clandestino denominado «14 de Junio» bajo la dirección del doctor Manuel Aurelio Tavárez Justo (Manolo). Esa organización adoptó el Programa Mínimo que enarbolaron los participantes de la gesta de Constanza, Maimón y Estero Hondo.

Los restos expedicionarios de junio reposan en monumento levantado a su memoria por la Fundación de los Héroes de Constanza, Maimón y Estero Hondo.

En ese monumento también se guardan para recuerdo de las generaciones venideras, cantimploras, botas, banderas, así como diversos objetos personales de los expedicionarios.

He aquí la lista de los participantes en la gesta de junio de 1959, elaborada por la Fundación de Héroes de Constanza, Maimón y Estero Hondo.

Constanza: Antonio Javier Achécar Kalaf, Augusto Juan Alfonseca Espaillat (Puro), Juan Antonio Almánzar Díaz, Juan Antonio Batista Cernuda (Chepito), Gaspar Antonio Rodríguez Bou (Napy), Carlos Luis Cabral Manzano, Félix de los Santos Peralta (Esperanza), Alejandro César Domenech Russo, Miguel Angel Feliú Arzeno (Miguelucho), Pedro Pablo Fernández Cruz, Freddy Guerra Aponte, Ing. Leandro Efraín Guzmán Abreu, Pedro Pablo Fernández Minaya, Rafael Henríquez Rodríguez (Chapú), Francisco Napoleón Hermón Machuca (Papito), Cmdte. Enrique Augusto Jiménez Moya, Leopoldo Jiménez Nouel, Héctor Mateo Calcagno (Mateíto), Dr. Rafael Mella, Rafael Moore Garrido (Fellín), José A. Patiño Martínez (Chepito), Rafael Tomás Perelló Díaz, Federico Augusto Pichardo Díaz, Juan Enrique Puig Subirá Miniño (Johnny), Héctor Enrique Ramírez Castillo (Henry), Cosme Augusto Rojas Pérez, José Andrés Rolán Pérez, Rafael Osvaldo Ross Thomen, Luis Conrado Ruiz (Peligro), Reinaldo Santiago Pou, José Antonio Spignolio Mena (Cuco),Alcibíades Antonio Tavares Pepín (Pigin), Alejandro Fidel Torres (Langue), Juan de Dios Ventura Simó, Víctor Eligio Mainardi Méndez, Rafael Parache.

Estero Hondo: Carlos Aponte Willard, Simplicio Belfod Santos, Pedro Antonio Casado Jiménez, José Antonio Campos Navarro (Tony), Máximo Emilio D'Oleo Gimbernard, Vicente Mario Gómez Monatán, Persio Oscar Grullón Castro, Alberto Herrera Moreno (Bertico), Manuel Lorenzo Carrasco, Andrés Lozano Guzmán, Dr. Felipe Maduro Sanabia, Víctor Manuel Mainardi Reyna (Sillín), Jaime Manuel Martínez Rodríguez, Antonio de Jesús Minaya Fernández, Héctor Bienvenido Olivier Romero (Papi), Alberto Perdomo, Manuel de Jesús Perozo Chicón (Masú), Elpidio Sanabia Valverde (Pillo), Dr. Octavio Augusto Mejía-Ricart Guzmán, Doctor Guillermo Augusto Sánchez Sanlley, Alfonso José Santiago, Francisco A. Ubiera, José Rafael Federico Valverde Cruz, Rafael Quezada Jiménez (Lulú), Dr. Aquiles Rodríguez (Quilito).

Maimón: Miguel Alies Messon, Doctor Miguel Alvarez Fadul, Miguel Jacobo Amarante Sevillano, Francisco José Aponte Williard, Ramón José Sebastián Asensio Valverde, Alejandro Báez y Báez, Enrique Belliard Sosa, Dr. Toribio Bencosme Rodríguez, José Fabio Bergés (Grillito), Pedro Julián Bonilla Aybar, Domingo Cabrera Martínez, Julio César Castillo Cruz, Fernando Cestero Martínez (Chichí), Rubén Cordero García, José Ramón Enrique Cordero Michel, Ramón Aníbar Castro Sánchez, Manuel Delgado López, Héctor Emilio de Giudice Herrera, Manuel José del Orbe, Augusto Eufemio Dohse Jorge (Buby), Silvio Augusto Domínguez López, Guillermo Eustaquio Ducoudray Mansfield, Julio Raúl Durán García, Gabriel Emilio Fernández Mármol (Pipí), Juan Figueroa Reyes, Bienvenido Fuertes Duarte, Ercilio García Bencosme (Cilo), Sergio Manuel Ildefonso Genao (Capori), Fernando Gody, Francisco José Grullón Martínez (Frank), Eugenio Grullón González, César Federico Laranquent, José Caonabo Lora Martínez, Juan José Mateo Adames, Conrado Martínez Hernández, Eduardo Salvador Martínez Saviñón, Miguel Meléndez, Dr. Antonio Moca Ricart (Tony), Fernando Ozuna, Herminio Ripoll, Moisés Rubén Agosto Concepción, Dr. José Horacio Rodríguez Vásquez.

Cubanos: Enrique Betancourt Carilli, Froilán Flores, Ramón López López (Nene), Frank López Rodríguez, Roberto P. Pichardo Caminada, Oscar Reyes Medina (Cohetico), Aldo Rodríguez Pérez, Antonio Sánchez Pérez, Ricardo Vasallo Alfonso, Oscar Luis Vega Acosta, Luis Cárdenas Betancourt.

Español: Francisco Alvarez.

Puertorriqueños: Luis Alvarez, Luis Ramón Reyes, Juan Reyes, Ramón Ruiz.

Venezolanos José Altagracia Arias Quintero, Diego Avila Piller, Juan Cárdenas Soto, José Isaac Molina González, Generoso Hernández, Pedro José Linares Badillo, Luis Alfonso Medina Rosales, José Luis Rodríguez, Luis Cárdenas Betancourt.

Norteamericanos Larry Beevins, Charles White.

jueves, mayo 07, 2009

Cree asambleístas PLD no deben aprobar jus sanguinis

El vicepresidente de la República, Rafael Alburquerque, advirtió este jueves que los asambleístas del PLD “bajo ningún concepto” deberían levantar la mano para reconocer el jus sanguinis como único requerimiento para otorgar la nacionalidad a extranjeros.
“Hemos visto que algunos asambleístas proponen única y exclusivamente el jus sanguinis, pero creo que los asambleístas del PLD, bajo ningún concepto deberíamos levantar la mano para reconocer única y exclusivamente el jus sanguini”, manifestó Alburquerque.

Recordó que el fundador del Partido de la Liberación Dominicana, Juan Bosch, fue hijo de padres extranjeros y no hubiera podido ser presidente de la República, si aquí se hubiera consagrado el jus sanguinis.

“Entonces, por la memoria y legado de Juan Bosch, el bloque del PLD debe votar por esa propuesta ecléctica”, expresó el vice mandatario.

Explicó que en la propuesta de reforma, el PLD propuso un sistema ecléctico que reúna tanto el jus solis como el jus sanguini.

“En esta propuesta decimos lo siguiente, todo el que nace en la República Dominicana es dominicano excepto los hijos de diplomáticos, hijos de personas que están en tránsito, es decir, que las embarazadas que llegan al país dan a luz pero al otro día se van y tampoco serían dominicanos y los hijos de residentes ilegales”.

En torno al tema del aborto, Alburquerque consideró que se ha distorsionado la discusión ya que el mismo debe ser establecido en el Código Penal, tras señalar que no es un tema Constitucional.

Dice indigencia se redujo en un 2% en primeros tres meses 2009

Por otro lado, el vicepresidente de la República reveló que pese a la crisis económica mundial y gracias a los programas sociales que implementa el gobierno, en el primer  trimestre del año la indigencia se redujo casi en un dos por ciento, según un estudio realizado por el gabinete económico del Estado.

Asimismo, dijo que a través del programa que lleva a cabo la Junta Central Electoral (JCE) han logrado reducir el número de indocumentados en el país, y citó el caso de la provincia sureña San Juan de la Maguana, en donde asegura los indocumentados han descendido a menos de un diez por ciento.

lunes, abril 13, 2009

CONSTITUCION DEL ’63 Y LA GUERRA DE ABRIL DE 1965


Por Luís M. Rodríguez

Después de ajusticiado Rafael Trujillo, el 30 de mayo de 1961, la República Dominicana conoció de un turbulento periodo histórico que pasaría por el derrumbe de la dictadura, varios golpes y contragolpes de estado, presión popular masiva y la celebración, el 20 de diciembre de 1962, de las primeras elecciones libres post Trujillo que cerrarían una fase en la transición hacia la democracia. 

Las dos principales fuerzas partidarias que se confrontaron en esa contienda electoral, la Unión Cívica nacional (UCN), que llevaba como candidato a Viriato Fiallo, y el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), cuyo candidato era Juan Bosch, representaban, la primera a sectores de la oligarquía desafecta al trujillismo, y la segunda a una emergente burguesía nacional y una amplia capa media ahogada socialmente por el viejo régimen. De cara al proceso electoral, el candidato del PRD logro atraerse el voto de los remantes del trujillismo, sector hacia el cual articularon una política de “borrón y cuentas nuevas”. 

El Movimiento Revolucionario “14 de Junio”, que era la tercera fuerza política nacional y la mas importante organización de izquierda, asumió una política de abstencionismo electoral que no tuvo mayor repercusión entre la ciudadanía a pesar de su popularidad y prestigio, sobre todo de su líder Manolo Tavarez Justo. Basado en la decisión del primer Congreso del “14 de Junio”, Manolo justifico la línea de abstención a partir de que “las elecciones no serian verdaderamente libres mientras que todos los partidos progresistas no fueran autorizados y el Ejercito y la administración no fueran depuradas”. Su táctica era el reflejo del convencimiento que predominaba en el “14 de Junio” del triunfo eminente de la revolución y que la lucha guerrillera, tal y como había ocurrido en Cuba, era el camino a seguir por las fuerzas revolucionarias del Continente. 

Como recordamos, las elecciones del ’62 fueron ganadas por el PRD, resultando su líder electo a la presidencia de la Republica con un 59.53% de la votación nacional y con un 77.3% de la votación del Distrito Nacional. Este voto, abrumadoramente superior para el PRD, le permitió ganar 22 de las 27 posiciones del Senado y 49 de las 74 posiciones electas en la Cámara de Diputados.
La magnitud de la victoria perredeísta expresaba el repudio popular contra la reacción, contra el hambre, la injusticia y la opresión. Era una muestra clara de la voluntad de cambio sujeto a valores políticos progresistas predominante en la mayoría ciudadana, la cual sintetizó el programa y el discurso del PRD de entonces.
Conectado al sentir popular y con conciencia plena del respaldo recibido para gobernar acorde a su visión programática, que al decir de Bosch era para hacer “una revolución democrática”, la cual no podía darse “si no tenemos una Constitución revolucionaria”, el 25 de enero del ’63, a 34 días de la toma de posesión presidencial, se instalo la Asamblea Constituyente o Asamblea Revisora, iniciando su función como tal 3 días después, 28 de Enero, cuando recibió para su discusión un proyecto de texto constitucional presentado por 3 diputados a nombre del partido oficial.

Este texto, con un marcado contenido político-social progresista, mucho mas para una sociedad que recién había salido de 30 años de dominio absoluto por una de las mas férreas dictaduras latinoamericanas, contaba con 186 artículos. Estos artículos, a su vez, estaban divididos en 18 títulos, resultando el número 1, y las disposiciones que contenía, en una razón primaria para que el empresariado, la Iglesia Católica y una franja de la cúpula militar se opusieran vehementemente al texto propuesto y a la fuerza política que lo sustentaba.

En su libro Constitucionalismo y Procesos Políticos en la República Dominicana, Flavio Darío Espinal resume las disposiciones registradas en la nueva propuesta constitucional que con mas ardor fueron criticadas e impugnadas por la triada conservadora arriba señalada.
Mencionaremos hoy, para ilustrar la magnitud del cambio proyectado, algunos de sus aspectos:
La existencia de la Nación se fundamenta principalmente en el trabajo; este se declara como base primordial de su organización social, política y económica y se le erige en obligación ineludible para todos los dominicanos aptos”.
Compromete al Estado en remover los obstáculos que limitan la “efectiva participación de… los trabajadores en la organización política, económica y social del país” y a “colaborar con las empresas”. 

En el articulo 19 se lee: “En toda empresa agrícola, industrial, comercial o minera los trabajadores tendrán derecho a participar en los beneficios de la misma, reconociendo el interés legitimo del empresariado y los demás factores de la producción”.

Asimismo, en el Articulo 20 “se reconoce el derecho de los trabajadores a la huelga y de los patronos al paro, excepto en los servicios públicos”.

Además de lo expuesto, la triada de nuestra tragedia histórica se opuso a que se declarara “contrario al interés colectivo la propiedad o posesión de tierras en cantidad excesiva por parte de personas o entidades privadas”, es decir se opuso a la prohibición “de los latifundios de particulares, sea cual fuere la forma en que estos se originara”.

Contrario a la realidad de hoy, la Constitución del ’63 declaraba “que solamente las personas físicas dominicanas tienen derecho a adquirir la propiedad de la tierra. Sin embargo, el Congreso podrá autorizar mediante ley, cuando así convenga al interés nacional, la adquisición de terrenos en las zonas urbanas por personas extranjeras”.

Estos sectores conservadores del ayer rechazaron las medidas legales que autorizaban y regulaban toda acción de expropiación por “causa de interés general”, aún y cuando iban a ser compensados por el Estado. Así se opusieron, a la vez, a toda legislación que buscara convertir “en propiedad colectiva o en economía colectiva” tierras, el suelo, subsuelo, recursos y riquezas naturales.

Repudiaron la propuesta de sujetar al sistema escolar “a la organización y supervisión del Estado” y a que en los “establecimientos particulares solamente los padres, tutores o encargados de la educación del niño tienen el derecho a decidir si a este se le instruirá o no en los principios de una religión”.

Resulto inamisible para los sectores retardatarios del país de entonces, que la Constitución reconociera la paridad jurídica de los/as niños sin importar que nacieran dentro o fuera del matrimonio y la disposición que reconocía como legítimo la unión consensual entre un hombre y una mujer.

Con un Estado poseedor de mas del 60% de los activos invertidos en la industria del país, dueño de las mejores y mas grandes fincas y con inmensa posesiones de tierra, todo lo cual había sido confiscado a los Trujillo, habla a favor de las autoridades electas el que en la Constitución del ’63 se consigno como ‘delitos contra el pueblo los actos realizados por quienes, para su provecho personal, sustraigan fondos públicos o, prevaliéndose de sus posiciones dentro de los organismos del Estado, sus dependencias o entidades autónomas, obtengan ventajas económicas ilícitas”.

Este conjunto de factores, junto a la ausencia de mención especifica sobre el Concordato suscrito entre el Estado y el Vaticano, durante la tiranía, seria el sedimento básico en que esta triada de la oscuridad sostendría una campaña anticomunista y para considerar que en la Constitución, aprobada el 29 de abril de 1963, se contravenían “los derechos de Dios y de la Iglesia” y que ignoraba que nuestra republica se había adherido “al catolicismo desde su entrada a la civilización y que reafirmó como Nación libre y soberana”.

Súmele a lo dicho que en materia de libertad política y de asociación la Constitución era una ruptura con una larga tradición de ejercicio gubernamental excluyente y dictatorial; por tanto, era un marco jurídico que avalaba y protegía la democratización real de la sociedad.

Como se nota, en esta apretada síntesis, la Constitución era algo mas que un ordenamiento jurídico que rescataba derechos conculcados que resultaban esenciales para un ejercicio ciudadano digno y libre. Era, también, un programa de gobierno con un solido compromiso social con las clases y sectores históricamente marginados, a los cuales, por demás, se les conferían derechos de participación en la construcción de la nueva republica en cierne y deberes y beneficios en todo el entramado económico de la sociedad dominicana.

La Carta Magna del ’63 impugnaba la visión de proyecto de nación que la oligarquía y el imperio buscaban imponer en la sociedad dominicana posterior al derrumbe de la tiranía. Los promotores del nuevo estatuto constitucional iban mucho mas allá de un trujillismo sin Trujillo, de un poder nacional soberano solo en lo formal y contravenían, por tanto, la lógica de Washington para el qué estaba fuera de discusión que el gobierno dominicano estaría al servicio de su estrategia de dominación y seria, por tanto, un factor de contención del reto y la esperanza que significaba Cuba en todo el Continente.

Visto en su justo contexto histórico, estábamos, a partir de la asunción del gobierno de Juan Bosch y del PRD, ante un proceso de reconstrucción de nación sujeto a los atributos políticos-jurídicos que les distinguen como tal. Es decir, caminábamos hacia la edificación de una nación soberana e independiente real, lo que, entre otras cosas, restituiría el orgullo nacional perdido por las acciones de gobernantes que colocaban en primer plano los intereses extranjeros, en perjuicio del interés nacional.

De acuerdo a mi humilde parecer, aquí es donde reside la causa fundamental del fatídico golpe de estado del 25 de septiembre del 1963, el cual además de interrumpir el orden institucional, le dio una estocada mortal al naciente sistema democrático. La Constitución, y quienes la promovían, expresaban un proyecto de nación democrática con sólidos componentes de modernidad, influenciados por avanzados valores de la democracia occidental; un proyecto de Nación que además de garantizar la libertad política y demás derechos civiles ciudadanos, apuntaba a una redistribución de las riquezas nacionales con sentido de justicia y asumía una política exterior y de relacionamiento con otros estados buscando beneficiar primero al país, no a poderes extraños que históricamente nos han explotados y usados como simples peones en su empeño de control mundial.

Para viejos grupos oligárquicos y para sectores políticos, militares y religiosos acostumbrados a los beneficios que reporta el control del poder y que resultaron derrotados en las elecciones del ’62, la del ’63 era “una Constitución comunista” que arruinaría a la República, tal y como dijeron, en conversación privada, Rafael F. Bonnelly, presidente del Concejo de Estado, Donald Read Cabral y Antonio Imbert, según relata el embajador norteamericano John Bartlow Martin.

Aún y con todo el valor progresista que resumía la Constitución conculcada, el contra golpe de abril y los acontecimientos heroicos del 24, 25, 26, 27 y 28 de abril del 65, que reconfiguraban a la sociedad dominicana, llevaron al profesor Bosch a decir que a un pueblo que luchaba como lo estaba haciendo el nuestro ya no bastaba con darle la democracia que el había ofertado y aplicó en sus 7 meses de gobierno. Esta posición de Bosch expresaba el inmenso impacto que la Revolución de Abril tenia en la conciencia nacional.

No obstante, y a pesar de los 43 años y 5 meses transcurridos del acto de anulación de la Constitución del ’63, su actualidad es innegable. Su valor se incrementa cuando a diario vemos como la nación y su territorio son vendidos a pedazos a filibusteros modernos. Mientras la Carta Magna desarraigada protegía nuestra tierra, playas, riquezas y bienes nacionales, la clase política dominante hoy, de distintos colores partidarios, nos vende por bagatelas, sea la parte ubicada en la Bahía de Las Águilas, sea la región Este, sea San Souci o hasta en el propio Malecón de la Capital dominicana.

Aumenta su valor y sentido de presente, la Constitución anulada, cuando se suscriben tratados de libres comercios a partir de la lógica y los intereses de las transnacionales y en perjuicio del productor nacional y del aparato productivo, con lo cual se profundiza el proceso de desnacionalización del país, se desvalora la actual Constitución y se limita la condición ciudadana de los dominicanos y dominicanas para transformarnos en simples consumidores de los productos, bienes y servicios provenientes de la Gran Metrópoli.

Así, todo parece indicar que contrario a la aspiración constitucionalista de ayer que buscaba reafirmarnos en nuestra nacionalidad a partir de los mejores valores de los forjadores de la nación, hoy las fuerzas gobernantes trabajan para convertirnos en una gran zona franca o en el mejor de los casos en lo que llaman “un Nueva York chiquito”.

Para concluir, rescato lo dicho por alguien de que las tradiciones que perduran son las que conectan con el presente. En tal sentido, suscribo el significado de la Constitución del ’63 como aspiración inconclusa de nuevo proyecto de nación; como un marco de país legal y programa político-social que aún ayuda a la construcción de una democracia verdadera, de un estado moderno y de derecho, de una sociedad signada por la equidad, la justicia y la solidaridad, como condición primaria para superar la horrible situación de marginalidad social y exclusión económica en que vive la mayor parte del pueblo dominicano.

Pienso que una aspiración modesta, en las condiciones nacionales actuales, pero justa como esta, compromete a todo lo políticamente progresista, patriótico y decente, no solo a lo que se asume como izquierda. Y este arcoiris de fuerzas que ayer hizo posible la victoria de Bosch en el ’62, la Constitución del ’63, la Revolución de Abril en el 1965 y la derrota, vía el proceso electoral, del régimen represivo de Joaquín Balaguer en el 1978, se ha de reencontrar en el presente en sus mejores muestras humanas y orgánicas a través de un nuevo referente político que haga posible la victoria permanente del litoral progresista y democrático de la sociedad dominicana.

miércoles, febrero 18, 2009

Apuntes de Ocoa Etapa superior del Constitucionalismo “III”


Por Moisés Iturbides

 A las seis y media de la tarde del citado día 16 de febrero de 1973, Jiménez Hijo ordenó partir a la ciudad y me dijo: te vas con nosotros y te regresamos mañana luego que termines tu trabajo, caminamos hacia el helicóptero y le ordenó al mayor manzano preparar la partida, en la montaña a esa hora no oscurece, abordamos primero el contralmirante y yo pero al subir el general Pérez los indicadores de la nave marcaron sobre peso y alguien debía bajar.

 Lo hizo Jiménez hijo invitándome a seguirlo se acercó al entonces mayor Pou y le dijo: háblate con Solano para que te refuerce la escolta y llévate a Moisés para que haga el trabajo y lo regresemos mañana y le ratificó la orden anterior para que una patrulla de oficiales llevara a José Morillo el fotoreportero al hotel en Ocoa, este me había entregado el rollo fotográfico con las imágenes de Caamaño muerto para llevarlo al nacional.

 

Los generales partieron en el helicóptero y nosotros quedamos a la espera de dos oficiales adicionales que nos acompañarían a la capital, Santo Domingo en el carro de Secretario de la FFAA que en ese tiempo era la placa número tres del Estado Dominicano. Eran ya las siete, la noche había terminado de caer y mientras esperábamos que finalizara el relevo de los servicios y la inspección correspondiente, se escucharon unos disparos, Pou ordenó tirarse al suelo y me llamó la atención enérgicamente por quitarme el poncho que había ordenado el general Pérez para protegerme del frío y disimular el color crema de mi camisa.

 Pou se rodó hasta mi lado en la grama y me dijo no se aparte de mi recuerde que el comandante de la fuerza me encomendó protegerlo. Entonces le comenté, pude percibir disparos de diferentes armas y me contestó con cierta ironía –Si ya me dijeron que eres un experto en combates- No tanto le comenté pero tengo algunos conocimientos –Si sonaron disparos de diferentes armas –Será un intercambio con los guerrilleros agregué –No lo puedo asegurar contestó, también puede ocurrir que algunas patrullas se confundan y se disparen entre si y eso parece porque ya no hay disparos, fue solo un par de ráfagas.

El mayor Solano Hernández paso a la velocidad de un rayo en un Jep con las luces apagadas, aún no puedo explicarme como veía la carretera; seguido de tropas de a pie avanzó hacia el lugar donde se suponía ocurrieron los disparos. Al  poco rato regresó y se paró para informarle a Pou que un recluta dejó una lata de Sardinas vacía luego de la cena a orillas de la carretera, que al parecer los restantes guerrilleros la pisaron o patearon y el recluta al escuchar el sonido de la lata disparó en esa dirección sin avistar objetivo alguno y que los presuntos guerrilleros le contestaron y se descolgaron hacia la barranca su de la carretera.

 Al preguntar como sabían que los guerrilleros contestaron el fuego me contestaron que se había hecho contacto con el punto inmediato despues del recluta y no reportó disparos desde su área.

 Las cosas empiezan a complicarse para nosotros:

 El comandante Solano ordena que esperemos un rato hasta que se termine una inspección del trayecto que había ordenado a partir de unos 200 metros de donde estamos y hasta una longitud de 400 o 500 metros Pou nos explica y comenta que si fueron los guerrilleros que dispararon no podrán estar más lejos de esa distancia, en eso nos dieron las nueve de la noche cuando un oficial nos informó que podíamos partir, me colocaron en el asiento de atrás entre dos capitanes del ejército Pou ocupó el asiento delantero y el otro capitán iba al volante.

 Iniciamos la marcha y a unos 225 metros según el marca milla del auto se produjo un poderoso estruendo y algo impactó el pesado auto oficial con tanta fuerza que casi lo atraviesa en la carretera. Pou ordenó evacuarlo por el costado derecho, ordenando no disparar a menos que nuestras vidas peligraran, cuando él mismo inició la revisión del auto para comprobar el impacto uno de los oficiales dijo aquí hay un fuerte olor de gasolina, periodista no se mueva, capitán acompáñelo ahí, estábamos acorados en el guardalodos delantero, Pou y el chofer se fueron a la parte trasera mientras el otro capitán les cubría la retaguardia rápidamente encontraron el problema: un fragmento de granada o una astilla de la laja azul de la zona había perforado el tanque de la gasolina, el chofer estimo que había perdido la mitad del combustible pero agregó que todo el trayecto que nos quedaba unos 25 o 30 quilómetros hasta Vallejuelo, Constanza era en bajada y podíamos hacerlo con el motor apagado

   Eran cerca de las 10 cuando partimos llegamos a Vallejuelo a eso de las 12 de la media noche, allí estaba con su tropa acampado el coronel García Tejada, Pou lo despertó y le pidió prestado su auto pero el mismo estaba en la capital dijo, entonces salieron y se dirigieron a una pequeña bodega que solo tenía de comer un pan duro y salami santiago, el coronel ordenó que nos lo despacharan y un litro de mac’alber para que nos calentáramos, luego le dijo al bodeguero que llamara el muchacho para que fuera con su chofer en el Jep a traerle el mecánico.

 Quince o veinte minutos despues estaba el mecánico con nosotros el capitán conductor le explicó y éste se dirigió a la bodega y regresó con una pasta de jabón Lavador y un poco de ceniza, en un balde fue machacando el jabón y mezclando con la ceniza y humedeciendo con el mac’alber, luego lo adhirió al tanque roto lo secó con una llama leve de acetileno y dijo en 15 o veinte minutos estará duro y pueden irse y así fue.

 A las cuatro de la maña llegamos a la capital antes que nada fuimos al Palacio Nacional, cede del gobierno y de la secretaría de las FFAA a cambiar el carro accidentado todo lo que se encontró fue un Jep y en el nos movilizamos, cuando llegamos a El Nacional, estaba cerrado y Pou se bajo del Jep y llamó al vigilante, nadie respondió, habían cuatro ciudadanos vestidos de civil con aspecto militar, dos al frente y dos contra la verja del diario y Pou entendió que era mejor marcharnos, fuimos a El Sol estaba cerrado y no había vigilante tampoco, nos dirigimos a El caribe y estaba cerrado el vigilante dijo que no podía pernoctar allí entonces nos fuimos al Lístín Diario allí estaba Don Porfirio Thomas, jefe de producción del rotativo, Pou le dijo que deseaba que yo acabara de pasar la noche allí a modo de protegerme y le dijo que no era posible, le pedí a Pou entonces que me llevara a casa en San Carlos y encontramos tres sospechosos apostados dos en la esquina Salcedo con Abreu y otro recostado al poste de luz frente al teatro San Carlos le dije que me dejara en la secretaría militar, pero ahí, de noche cuando no estaba el secretario  u otro alto oficial no había vigilancia y un cuartel no era  apropiado según él, entonces optó por dejarle el rollo de las fotos tomadas por morillo, el señor Thomas llamó a Valoy que las reveló, firmó y publicaron en la edición de ese día 17, en el acto de pillaje periodístico más vil que haya conocido. No pude ver al doctor Morillo para explicarle y Freddy Gatón (fenecido) no quiso escucharme, dijo que ese muerto no era Caamaño y que todo era puro cuento.- Continuará

martes, febrero 17, 2009

Apuntes de Ocoa Etapa superior del Constitucionalismo "II"


 Por Moisés Iturbides

 A eso de la cinco de la tarde del 16 de febrero de 1973 el entonces coronel Hernández Beato “El Maco” estacionó su carro frente a la residencia del doctor Read, dentista, cariñosamente llamado por los ocoeños “El Curro” un adolescente se acercó al hotel Marién y me dijo que el coronel me estaba buscando, estaba a unos 50 metros de distancia, ignoro porque no llegó al hotel, nunca lo visitó, el comandaba el helipuerto improvisado para las operaciones antiguerrilla y de tarde en tarde le visitaba puesto que éramos amigos.

 El Maco me dijo; periodista busque su libreta y su fotógrafo que el jefe de la fuerza lo mandó a buscar, lo espero aquí. De inmediato me dirigí al hotel le dije a José Morillo busca tu cámara el Secretario de las FFAA nos mandó a buscar  con el coronel Hernández Beato, subimos al carro y el alto oficial se dirigió a un helicóptero estacionado en el helipuerto y que piloteaba el coronel Manzano.

 Arribamos la nave  y despegamos inmediatamente ya en el aire nos dijo vamos a Nizaíto donde los esperan el contralmirante Jiménez hijo, el general Pérez y Pérez y otros oficiales superiores poco minutos despues la nave se posó al borde de la carretera en Sabana Kely, Nizaíto donde antes estuvo el aserradero de José Delio Guzmán como informamos ayer.

 Jiménez Hijo caminó hacia nosotros me saludo y me dijo te he mandado a buscar para un asunto desagradable pero he preferido que seas tu porque se que conoces muy bien al coronel Caamaño y como han hecho circular versiones de que no es él quien estaba al frente de la guerrilla y que ha muerto esta tarde… sentí un calor enorme a pesar de que la temperatura era dos grados centígrados bajo 0 Celsior, le di la espalda y mis ojos se llenaron de lágrimas - Comprendo tu dolor y tristeza comentó el general.

 Luego le di el frente, le mire a la cara y agregué vamos a trabajar, vamos Morillo es nuestro deber como periodistas caminamos unos 25 o 30 pasos hacia donde estaban los Generales Pérez y Bouchamps Javier a más de otros oficiales de menor grado, no estaba el general Ramiro Matos y me dijeron que estaba en Montenegro porque estaba muy afectado de la gripe.

 A manera de abrir de nuevo el diálogo Jiménez hijo comento: tu reporte de hoy en El Nacional es correcto hubo los tres combates, el camión atacado por la guerrilla la noche anterior no estaba ocupado por militares. Estaba estacionado y mientras las tropas  descansaban en el recodo de la curva, se refería al contingente comandado por el mayor Solano Hernández como comenté ayer.

 Jiménez hijo agregó, Caamaño murió cerca de las tres de la tarde y sostuvo solo el tercer combate, no ofreció muchos detalles al preguntarle si fue interrogado, me contestó escuetamente, “no murió en el combate”, ante esa respuesta le pedí que me mostraran el cadáver, a seguidas le ordenó a un joven capitán que me acompañara ordenándole que diera todas las facilidades de que requiriéramos Morillo y yo para identificarlo.

 Inicié la revisión del cadáver observando una pequeña y vieja cicatriz que Francis tenía  debajo del mentón derecho, luego tome su mano derecha para ver una mancha indeleble que tenía en la uña del dedo mayor de la mano derecha, noté que le habían crecido algunos pelos en su amplia frente calva, la bala presentaba un orificio de entrada sesgado como apunté ayer procedimos ayudado por dos rasos del ejército a levantarle la chaqueta y la camisa en busca de rastros de tortura, buscamos en el pecho el cuello y la espalda, no presentaba señales de golpes o rasguños y dimos por concluida la revisión.

 Todas las fotos de ese episodio que se han publicado corresponden a El Nacional, el señor Porfirio Thomas del Listín Diario, se apropió del rollo y llamó a Valoy para revelarlo y publicarlo en la edición de la mañana de ese matutino, mañana explicaré como sucedió.- Continuará mañana

 

lunes, febrero 16, 2009

Apuntes de Ocoa Etapa superior del Constitucionalismo

Reportaje inédito

Por Moisés Iturbides

Corresponsal en Ocoa de los diarios dominicanos durante la guerrilla de Caamaño 1973

A las seis y media de la mañana del día 16 de febrero de 1973, Cruz Santana, entonces un adolescente que administraba el Hotel Marién, donde nos hospedábamos en Ocoa, subió a la habitación para darnos un mensaje del Padre Luís Queen, párroco de la ciudad.

Según el informe suministrado al cura  por uno de los campesinos de su equipo de trabajo social, los guerrilleros comandados por Caamaño habían atacado la noche anterior (15 de febrero) a las tropas acantonadas en Nizaíto en la penillanura donde antes había funcionado la maderera de Don José Delio Guzmán.

Según el campesino informante desde el momento que los guerrilleros atacaron un camión militar que resultó cargado de Chivos para el consumo de las tropas, los acantonados allí al mando del mayor Solano Hernández iniciaron la persecución de los guerrilleros estableciendo el primer combate a las cinco de la mañana dijo el campesino informante.

Mientras Carlos Acevedo, fotógrafo del diario El Sol que me acompañaba tratando de ir a la zona de operaciones, a la entrada de Ocoa logro que un oficial al mando de la rastra que traía al camión le permitiera retratarlo declaran do que estaba cargado de chivos como hemos señalado arriba. El vehiculo presentaba perforaciones en la cama y la cabina que el oficial consideró se trataba del lanzamiento de una o dos granadas no resultando muerto ninguno de los militares.

Ese día informé en El Nacional que se había realizado el combate de las cinco de la mañana y uno a las diez de la mañana, Caamaño estaba atrincherado con dos guerrilleros en la hondonada llamada La Nevera, la temperatura era de unos cuatro grados  bajo cero Celsior me informó el médico militar Moisés Mella Brador, que luego  me confirmó observando su termómetro el general Juan René Bouchamps Javier.

En el primer combate cayó Lalane que estaba colocado en orden triangular detrás de Caamaño, en el otro extremo a la izquierda se encontraba Mario Nelson Galán que era el práctico en la Zona porque fue empleado del aserradero de  Don José Delio Guzmán como dije antes.

El Primero en caer lo fue Lalane en el combate de las cinco de la mañana y el segundo Mario Nelson en el combate de diez, luego Caamaño solo peleó en el tercer combate que se inició a la una de  la tarde y se extendió hasta las tres cuando a Caamaño se le terminó el parque y se dispuso a llegar hasta el primer caído para obtener  pertrechos, había cambiado diversas posiciones durante el combate pero esta vez le falló la suerte y chocando con una gran laja cayó boca arriba seriamente golpeado en la espinilla de la pierna derecha donde. Allí fue ultimado por un sargento que le dio el tiro de gracia en la frente, la herida del pecho se la propinó un coronel con la bayoneta, que no fue identificado por mi informante militar, un teniente de apellido Acosta que había estado en el Movimiento Constitucionalista al principio de la guerra de abril de 1965 y que se retiró por enfermedad de su madre y por razones obvias se había reintegrado a su cuartel para facilitarle atención médica a su progenitora.

Al efecto el doctor Mella Brador, citado antes me informó que efectivamente la herida de la frente correspondía a una bala de fusil y que había cerrado rápido por la baja temperatura, dijo además que la herida del pecho era corto punzante, el cadáver de Caamaño tenía el pantalón magullado y ensangrentado a mitad de la ante pierna, pedí permiso para levantarle el pantalón y ver la herida, dos soldados me ayudaron y pude comprobar  que el hueso estaba hundido.

El crimen estriba en que fue ultimado herido, sin municiones y una fuente  militar presente en el momento me informó que el coronel ordenó dispararle cuando yacía boca arriba impedido de moverse por el choque con la enorme  piedra, de todos modos tanto el coronel como el sargento sabían que no disponía de balas porque había dejado de disparar minutos antes y trataba de movilizarse hasta el primer caído porque obviamente tendría más pertrechos.

Las tropas que pelearon con Caamaño supuestamente llegaron al sitio en la madruga como refuerzos ya que el comandante del punto de inicio de la persecución de esa noche lo era el mayor Solano Hernández y  al momento del ataque del camión el oficial de más alto rango lo era él, como también al día siguiente, 17 de febrero cuando regresé al campamento.- Continuará mañana

miércoles, febrero 11, 2009

IMBERT BARRERAS VISITA EL METRO

Del Vigilante informativo

Interesado en el Museo
a los Héroes del 14 de JunioPor Genris García

(Texto y fotos)

SANTO DOMINGO.- El único Héroe Nacional vivo que tiene la República Dominicana, el general Imbert Barrera, visitó el Metro de Santo Domingo con dos objetivos: conocer el moderno sistema de transporte y el Museo a los Héroes del 14 de Junio de 1959.

El sobreviviente de la gesta patriótica del 30 del mayo de 1961 llegó a la estación 14 de Junio, ubicada en el Centro de los Héroes, a las 5:38 de la tarde y de inmediato bajó de su vehículo y se dirigió a las escalinatas eléctricas, rodeado de los hombres que protegen su vida para evitar un nuevo atentado como el que fue víctima el 21 de marzo de 1967 cuando los remanentes del tirano le tiraron a matar.

Fue recibido por el encargado del Cuerpo Especializado de Seguridad del Metro (CESMET), capitán Geraldo, y la primera teniente Grecia Infante, quienes lo condujeron al ascensor para que bajara hasta la plataforma del gusano de acero que se sumerge bajo tierra y llega en pocos minutos hasta la Villa de los Chicharrones (Villa Mella), al norte de la Capital.

Geraldo e Infante estaban de pláceme con tan distinguido huésped que llegó sin aspavientos, cuando todos se habían ido.

El mismo general dijo a VIGILANTE INFORMATIVO, que estaba interesado en conocer la obra, y sobre todo el Museo de los Héroes del 14 de Junio, y aprovechaba ahora que ya habían terminado los molotes de otros días.

A la que se le salieron las “babitas” fue a la Procuradora Fiscal de la Corte de Apelación de Santiago, Vielka Calderón, quien aprovechó que tenia una reunión en la Dirección General de Prisiones y antes de partir para la capital del Cibao decidió conocer el Metro que todavía no llega a Santiago.

Cuando vio a Imbert no perdió tiempo y se abalanzó a saludarlo cargada de admiración y elogio al Héroe Nacional.

Seguir Leyendo...

Regresó a Santiago muerta de risa, conoció el Metro y al General Imbert, un ”hombre de pantalones”.

El amor a la Patria de Imbert Barrera es tan grande, que con casi 89 años no esperó que le contaran, que ya por una parte de la capital Primada de América la gente anda bajo tierra como las viejas ciudades de Europa.

Pero, como hombre apegado a la historia dominicana, de la que él ha sido protagonista y testigo, quería ver con sus propios ojos lo que se recoge en el Museo de la Raza Inmortal.

Visiblemente emocionado se introdujo en los pasillos del pasado, donde luces moduladas y un monitor reviven los episodios de los muchachos que desembarcaron por Constanza, Maimón y Estero Hondo para echar por tierra los 30 años de la pesada dictadura de Rafael Leonidas Trujillo Molina.

Se detuvo en la galería de fotografías donde se observa la exhumación de los cuerpos de 68 guerrilleros fusilados por órdenes del hijo del sátrapa, Ramfi Trujillo, en la Base Aérea de San Isidro.

El General significó que esos cuerpos fueron rescatados por él, cuando ocupó la secretaría de las Fuerzas Armadas y fue informado del lugar dónde estaban sepultados.

Caminó paciente por espacio de unos 45 minutos y examinando meticulosamente cada fotografía, cada detalle, miró el fusil y las botas del guerrillero y frente a la efigie de un guerrillero posó para las fotografías de todos los que le pidieron que se dejara fotografiar.

Resaltó la importancia del Museo ya que el mismo recoge el sacrificio de los jóvenes de la Raza Inmortal, y dijo “por ellos estamos vivos todos nosotros”.

Destacó “Por eso estamos todos los dominicanos hablando todo lo que nos da la gana”.

Definió el Metro de Santo Domingo como “una maravilla que debe continuarse”.

La figura de Imbert Barrera no pasó desapercibida en la estación del Metro de Santo Domingo del Centro de los Héroes, muchos se acercaron para conocer aquel hombre que fue capaz de formar parte de un complot para devolvernos la libertad.

El general Imbert Barrera no disimuló su emoción, y al parecer recordó aquellos tiempos en que le tocó proteger a los muchachos del 1J4 de la persecución de los sicarios del SIM, el funesto servicio de inteligencia del tirano.

lunes, noviembre 17, 2008

jueves, mayo 15, 2008

E’ Pa’ lante Que Vamos pero llegaremos al infierno.

Indira, Vantroy, Ciertamente primos: Si, es pa’ lante que vamos. Aunque por ese camino lleguemos al infierno.

Decía alguien que los pueblos hacen su historia, y ello en gran medida resultante de las luchas y contradicciones desarrollada en su interior. En ese proceso cada sociedad o país tiene y se da el gobierno que se merece en cada momento de su historia, y ciertamente ello depende del nivel de conciencia política social y política que tenga ese pueblo de los males que les aquejan, de las burlas e ignominias que les acechan. Es esto lo que determina que cada pueblo tenga el gobierno que merezca en cada momento de su historia. Es una manera de expresar el como las víctimas se convierten a la vez en victimarios de su propio destino.

Durante 30 años el criminal Rafael Leonidas Trujillo impuso su dictadura a sangre, fuego e ignorancia, y la intelectualidad criolla y los medios de comunicación fueron co-responsables para que ese nuestro pueblo la aceptara con cierto grado de sumisión. Gracias a la acción de un grupo de intrépidos valientes se provocó su caída, y parte importante de ese pueblo, en primera instancia salió a llorar la ejecución de su verdugo. Solo después de ello pudo comprender tanta ignominia.

El Doctor Leonel Fernández y la cúpula del PLD, han pretendido gestar otra ignominia; enterrando ese Boschismo, que aunque inepto para impulsar transformaciones revolucionarias de la sociedad Dominicana, estaba revestido de cierto moralismo y pulcritud que guardaba mucha distancia con las ejecutorias de sus dos grandes creaciones políticas. Leonel Fernández para poder empezar a cosechar la pretendida herencia de ese Balaguerisno históricamente comprometido con el robo, la sangre y el lodo, se proclama su más exquisito emulador, y más allá, tanto Peeledeístas como Peerredeístas se han encargado de querer borrar de la memoria histórica del pueblo sus lúgubres enseñanzas, sus garras, cienos y la sangre vertida de parte de lo más preciado de nuestra juventud en Abril y después de Abril 1965. Ayer, para ofensa de nuestros mártires y la dignidad nacional, declarándolo padre de la democracia y ahora proclamándose así mismo sus herederos históricos. Para esa pequeña burguesía trepadora, vale más el oportunismo y la búsqueda del beneficio mezquino, que la irrefutable verdad de nuestro proceso histórico reciente. Que tan bajo han caído los Boschista, que han tenido que refugiarse en esa figura de la maldad y el oprobio. Ese quien tanto se benefició de la ignorancia de ese pueblo, quien por un lado fomentaba la miseria y la pobreza de las grandes mayorías, y por el otro regalaba funditas de comida, para que ese pueblo respaldara su latrocinio y entreguismo, tal como decía Narcisazo.

El PRD, el primero de los partidos creados por BOSCH, sentó precedente en esos haberes, y sus dirigentes suben al poder a apropiarse del patrimonio público, y mantener ese pueblo sumido en la ignorancia y el atraso.

El PLD no ha querido quedársele atrás a esos desgobiernos, y han continuado con nuevos métodos para apropiándose del dinero y el sudor del pueblo Dominicano. Ahora ya no son los trescientos millonarios que creó la corrupción Balaguerista, sino que tratan de multiplicarlos con creces a esos que amasan fortuna a costa de la miseria del pueblo Dominicano, pues ya no le bastan los grados a grados de obras sobrevaluadas entregadas a piratas y casas recompensas co-partidarios conectados con la Droga, sino que han legalizado a niveles sin límites la expropiación del erario público, validando salarios a decenas de sus funcionarios que van de los 2 y 3 millones mensuales, en un país que el salario mínimo anda por 3 y 5 mil pesos mensuales. Ahora reinciden en su nuevo PEME, después de ser capaces de auto exculparse de dicho hecho, y ahora tratan de justificar sus nuevo esquema de Nominas - Comités de Bases, para de forma descarada expropiación del dinero del pueblo y entregarlo a los vagos y membresía, no como compensación de un trabajo, sino por meritos politiqueros. Hasta el Doctor le queda corto. Esa vulgar práctica le ha permitido liberarse de la presión de los empleos público de la membresía, y así poder entregar las dependencias y Secretarías gubernamentales a los tránsfugas de todo color y matiz que también estén buscando su pedazo del pastel de la riqueza del pueblo, sin valerle un comino el bienestar y progreso real de ese pueblo.

E’pa’ lante que vamos. Ya lo había hecho con la venta como vaca muerta del patrimonio público en el periodo 1996 – 2000. Desvertebrando, regalando y robándose la corporación Dominicana de Electricidad, entregándolasela a aventureros extranjeros que hoy nos venden la energía eléctrica más cara del mundo. Ello sin contar los apagones que recibimos, o que decir del subsidio que el gobierno dedica a ese renglón, que junto al subsidio del gas propano representa 2/3 del presupuesto de salud y educación juntos. Y que no decir del desastre que hicieron con las empresas de CORDE y los ingenios del Consejo Estatal del Azúcar, y la expropiación y reparto de muchos de los terrenos de ese emporio entre funcionarios y empresarios privados.

Es lamentable ver como se embrutece a ese pueblo bajo las falacias de PROGRESO, dizque que un Metro, que representa más una especie de circo. Y que decir de nuestra falsa democracia en que los políticos se salen con la suya después de todo proceso electoral, y hacen las cosas a como mejor les venga a los grupos que representan. Imagínate las condiciones en que nos los impusieron. Ya veremos que pasará con un servicio cuyo costo de mantenimiento y valor de la tarifa no esta al alcance del presupuesto familias y donde tendremos que subsidiar las 2/3 parte de dicha tarifa. Además, es una obra sobre-valuada para permitir que algunos usureros se apropien de parte de la sangre de este pueblo que hoy se cae a pedazo por el hambre y la miseria, por que lo que devenga no le alcanza para vivir, gracias a las políticas impuestas por esos tres, cuatro o cuantas sean partidos tradicionales. Esa falacia de que E’ pa’ lante que vamos es impuesta en parte por esa campaña propagandística abusadora de compra y manejo de medios de comunicación y periodista que también reclaman y cobran su parte.

Esa euforia tiene sus limites, y pronto empezará a desplomarse porque esta cimentada en falacias y engañifas, como diría un amigo. Una encuesta reciente sobre los problemas que más preocupaban al Dominicano reflejó que el Desempleo, con 76.6 por ciento, el alto costo de la vida, con un 75.7 por ciento y la delincuencia e inseguridad, 58.5 por ciento, constituían sus principales problemas. En menor rango porcentual, pero de no despreciable importancia, también estaban la pobreza con un 56.8%, el narcotráfico 52.9% y la corrupción 43.1%.

Indira. Como se concilian esas preocupaciones con el "es pa’lante que vamos".

Sin despreciar la importancia que constituye el desarrollo de las infraestructuras de una sociedad para avanzar, sería extremadamente ingenuo reducir el progreso a ello. Con esos criterios estaríamos apoyando a los colonialistas que le sucedieron a la conquista, o caeríamos en el culto de los regímenes fascista de ayer y de hoy. La superioridad de un régimen político sobre otro depende fundamentalmente de su superioridad social. Un gobierno por más obras de infraestructuras que desarrolle, (aunque exista una correlación positiva entre una y otra), será socialmente inferior a aquel que se enfoque en la superación integral del ser humano. Aquel que le asegure mejores condiciones de existencia social y humana, es decir mejor participación en el reparto de la riqueza material y espiritual, y la capacidad para el disfrute de existencia. Pero ese modelo económico y social que han instalado y expandidos los tres grandes partidos y sus respectivos satélites en RD, han constituido verdaderas barreras para la concreción de tales aspiraciones. Todos ellos solo han conducido a que hoy día e 20% más rico del país se apropia del 56% del ingreso nacional; sin embargo el 20% más pobre apena se apropia del 4%. Donde en pleno siglo XXI, el 83% de la población carece de seguro medico, y la seguridad social es todavía un sueño inalcanzable, donde el 16% y 27% de la población nacional y rural son analfabetas formales, pero que las mismas se duplican si se modifica la conceptualización de alfabetizmo del siglo pasado. Progreso en un país donde el 56% de la población no tiene servicio sanitario en el siglo XXI, y donde para poder excretar todavía dependen de letrinas. Donde las cifras del banco central a pesar de estar manipuladas reflejan tasas de desempleo del 17%, (el 52% de la población ocupada son en realidad chiriperos, venduteros, sirvientas, y otros trabajadores por cuenta propia), y donde el costo de la vida requieren de unos $25,000 pesos mensuales para poder cubrir el costo de la canasta familiar.

De todo ello ha sido co-rresponsable el PLD, y ha esa cruda realidad tendrá que enfrentarse después del 16 de Mayo, cuando esa crisis galopante que permanece latente emerja, y salga a flote y cuando ese pueblo se sacuda de la ignorancia y la ignominia y cuando decida definir por si misma, y ser dueña de su propio destino.

Felix Severino